"One Punch Man" sigue siendo uno de los títulos favoritos de los lectores peruanos.

Entre la campaña navideña de 2020 y la del 2021, la librería Íbero triplicó sus ventas de mangas. Algo similar sucedió Eevazu, tienda especializada en estas historietas japonesas. Y las editoriales nacionales también han multiplicado su oferta de títulos para este verano.

Este incremento va de la mano con lo que sucede en países como Estados Unidos, donde, en el 2020, las ventas de mangas alcanzaron su máximo histórico, o España, donde veinte de los cien libros más vendidos del año pasado fueron cómics japoneses.

“Uno de los eventos que quizás catapultó recientemente la venta de manga en el Perú fue la pandemia, la cual brindó a algunos jóvenes con acceso al tiempo de ocio y capital, la oportunidad de consumir mangas”, nos explica Alexandra Arana Blas, especialista en cultura pop asiática.

Esto nos lo corrobora José Carlos Barrón, jefe de producto de Íbero Librerías: “Con la pandemia, las ventas de mangas no han bajado, incluso crecieron, y algunos títulos se han consolidado con la salida de la película de ‘Demon Slayer’ y las nuevas temporadas de ‘Jujutsu Kaisen’ y ‘Attack on Titan’”.

El "boom" del streaming

Una de las razones más obvias para entender el aumento de las ventas es el "boom" del streaming, liderado por Netflix. El anime es clave en la programación de este gigante, al punto que se ha asociado con productoras de Japón para contar con la exclusividad de varios títulos. Otra plataforma importante es Crunchyroll, que dedica el 100% de su catálogo al anime.

No es un secreto que la gran mayoría de animes se basa en un manga consagrado. En un fenómeno muy similar al que se produjo con las películas de Marvel, que incrementaron las ventas de las historietas (también en Perú), la mayor popularidad de la animación japonesa ha repercutido considerablemente en la demanda de mangas.

“Los medios de streaming han hecho que la gente quiera conseguir las historias originales, ya que los animes son adaptaciones. Pero, así como genera interés, una mala animación puede poner en peligro el éxito de un manga, como sucedió con ‘Los siete pecados capitales’. Cuando Netflix censuró la violencia de esta serie, el interés en el manga bajó”, explica Edwin Villano.

Apuesta por la diversidad

Una razón menos evidente, pero muy importante para entender el incremento de la demanda de mangas es la aparición de un nuevo público. Hace diez años, el consumidor tenía entre 25 y 40 años; ahora, este lector es bastante más joven.

José Carlos Barrón nos da su opinión sobre esto último: “Desde hace unos cinco años, hay un nuevo público al que se quiere llegar, un público más abierto a las demandas de la época actual, como son la diversidad racial o sexual. Al cómic norteamericano no le ha ido bien tratando de que sus personajes se adapten a estas. Y es allí donde ha entrado el manga”.

Los mangakas, como se conoce a los creadores de historietas japonesas, vienen tratando estos temas desde hace décadas. En especial, las relaciones sentimentales entre personas del mismo sexo. El “yaoi” o “boys love” es un género de manga y anime que gira en torno al amor entre hombres; mientras que el “yuri”, hace lo propio con las mujeres.

“Temas como el cuerpo, la sexualidad, la homosexualidad, el lesbianismo, la androginia, la asexualidad y la transexualidad fueron tocados abiertamente en el anime y manga antes que en los productos pop occidentales”, precisa Alexandra Arana Blas, quien también es especialista en estudios LGBTIQA+.

"Banana Fish" es uno de los titulos yoei más leídos. | Fuente: Panini

Para todo tipo de público

Además del yaoi y el yuri, el manga tiene otros tres géneros o cateogrías demográficas, pues cada uno apunta a un público objetivo. El más conocido es el “shounen” (joven en japonés). “Se trata de un género dirigido a los chicos de entre 8 y 15 años. Siempre hay un héroe principal rodeado de personajes carismáticos. En estas historias todo se hace por la amistad, que es, por ejemplo, uno de los tres lineamientos de la “Shounen Jump”, la revista semanal de manga más importante del Japón”, nos aclara Edwin Villano.

Ejemplos de shounen son “Dragon Ball”, “One Piece”, “Naruto”, “Saint Seiya" ("Caballeros del Zodiaco”) o “Jujutsu Kaisen”, el manga más vendido en japón el año pasado, con 31 millones de ejemplares.

La contraparte del shounen es el “shoujo” (mujer joven). En este caso, hay una o varias protagonistas, que pueden verse envueltas en aventuras fantásticas, en dramas románticos, o en una combinación de ambos. Ejemplos son “Sailor Moon”, “Magic Knight Rayearth” (“Las Guerreras Mágicas”), o “Lady Oscar”.

A diferencia del shounen, cuyos mangakas son mayoritariamente hombres, el shoujo está dominado por mujeres. Aunque también se puede verse a mujeres destacando en el shounen, como es el caso de Rumiko Takahashi, conocida en el medio como “la reina del manga” y creadora de “Ranma ½” e “Inuyasha”, o Koyoharu Gotouge, autora de "Demon Slayer".

El “seinen” y el “josei” son los géneros para hombres y mujeres adultos, respectivamente. Ambos cuentan historias más crudas y complejas. En la primera categoría tiene historias más de acción o suspenso, como “Death Note”, “Attack on Titan” o “Berserk”; mientras que la segunda, de manera intimista, trata situaciones que las mujeres deben afrontar; muchas veces vividas por las propias mangakas.

Pero la oferta de estos productos, actualmente, va más allá de lo que puede ofrecer el mercado nipón, como nos explica Alexandra Arana Blas: "Si algún título japonés no satisface a los fans, ahora es posible ir a otras alternativas, como los manhuas (manga chino), manhwas (manga coreano), los OEL manga (original English-language manga) y hasta los mangas hechos en Latinoamérica".

Algunos títulos populares

“Jujutus Kaisen”

Este shounen, que va por su tomo 18, cuenta la historia de Itadori, un joven que se convierte en su propio enemigo al ser poseído por el demonio Sakuna, a quien deberá controlar con la ayuda de sus compañeros y profesores de la escuela de hechicería. Gege Akutami es el seudónimo empleado por su autor, de quien no se sabe su identidad.

“Berserk”

Seinen que llegó a su fin el año pasado, tras la muerte de su creador, Kentaro Miura, cuando se encontraba en su volumen 40. Ambientado en un oscuro mundo medieval, este manga se centra en Guts, un mercenario que, en compañía del diminuto elfo Puck, va a la caza de seres demoniacos llamados “apóstoles”.

“Given”

Este yaoi, escrito por la mangaka Natsuki Kizu, va por el volumen 7. Ritsuka Uenoyama es un guitarrista que redescubrirá su pasión por la música cuando conozca a Mafuyu Sato, un talentoso músico con quien formará la banda de pop Given e iniciará una relación amorosa.

“Demon Slayer”

Shounen de 23 volúmenes; su autora es Koyoharu Gotouge. Tras el cruel asesinato de su familia, el joven Tanjirou Kamado descubre que existe un mundo poblado de demonios, y que hay guerreros que defienden el nuestro de su invasión, los Demon Slayers; entonces, decide unirse a ellos. Su película del 2019 es la más vista de la historia de Japón.

“Ao Haru Ride”

Shoujo de 13 volúmenes, creado por Io Sakisaka. Futaba Yoshioka vuelve a encontrarse con su amor platónico de la secundaria, pero este, a pesar de corresponderle, quiere dejar su vida pasada atrás, confundiendo los sentimientos de Futaba.

Una propuesta editorial creciente

Parte del éxito del manga en el Perú es el importante número de títulos de diversas editoriales de España y países latinoamericanos como México y Argentina. Algunas de estas son Norma, Planeta Comics, Ivrea, Milky Way, Kodai, ECC, Kitsune Books o Panini, las cuales tienen la exclusividad de los titulos más populares.

El Perú no es ajeno a este "boom". Recientemente han aparecido editoriales que han apostado por la publicación de historietas japonesas, respetando sus formatos clásicos. Una de estas es Templu Comics, que hasta el momento ha publicado el seinen “Give my regards to Black Jack”, sobre un joven médico que se topa con la realidad de la práctica médica de su país, y el shoujo “Q on the Seaside”, en el que la protagoista hace amistad con una extraña criatura marina que absorbe la negatividad de las personas. Además, ha anunciado para este verano la salida de otro shoujo "Black Space".

En tanto, Ediciones Hanami ha publicado “Antagonista”, del mangaka chileno Saicomic, ganador del premio Tezuka en Japón. Su historia: Tago es un criminal que quiere salvar al mundo de los humanos, y para ello, tendrá que unirse con otros villanos para deshacerse de los superhéroes que se lo impiden. Para este verano, Hanami también ha anunciado la salida de “Coyote”, de Sei Awata un manga cuyas historias suceden en un futuro distópico, donde la tecnología creada por los humanos empieza a rebelarse.

A estas publicaciones, debemos añadir el importante número de webtoons o historietas digitales que son publicados por autores locales y que se pueden leer de manera gratuita en internet. Algunos títulos son "En este lado del río" de Puridraws, "Nuestro último amanecer" de Merulandia, "Sincro" de Marco Dávila y Mauricio Mendoza, o "Acuerdos Matrimoniales" de EClover.

Como dijimos al inicio, la oferta es enorme, y para todas las edades y gustos. Solo es cuestión de darse una vuelta por las tiendas, librerías, o por la web.

NUESTROS PODCASTS

Entendí esa referencia

EER 3x22 Final de temporada: nuestro ránking del año, por qué vemos series y películas y el adiós

Se terminó el año y se terminó también la tercera temporada del podcast. Empezamos haciendo un ejercicio de nostalgia seriéfila y cinéfila; luego comentamos cuáles son nuestras producciones favoritas del año; y al final, el momento "que la fuerza te acompañe". Ha sido un gran viaje.

Sepa más: