Niños palestinos se quedan sin Plaza Sésamo

El cese de la ayuda económica de EEUU a la ANP dejó sin fondos a la producción de la versión palestina del popular programa infantil.
Foto: Difusi

Los niños viven ajenos a la política que interesa a sus mayores pero, en este caso, los pequeños palestinos vivirán en primerísima persona las consecuencias de los enfrentamientos institucionales: se quedarán sin Barrio Sésamo por la suspensión de la ayuda estadounidense a la ANP.

La productora del popular programa infantil televisivo, ha anunciado que no recibe de EEUU (cuya agencia de cooperación oficial USAID, financia el proyecto) los fondos necesarios para continuar haciendo nuevos capítulos, por lo que difícilmente podrá emitirse la temporada de 2012.

"Sharia Simsim (nombre en árabe de Plaza Sésamo) ha reemplazado el papel de las guarderías y jardines de infancia en Palestina, donde sólo un 30 por ciento de los pequeños tiene acceso a esos centros", dijo a Efe Leila Sayegh, productora del programa en Ramala.

"Para el restante 70 por ciento -comentó Sayegh-, nuestro programa ha supuesto una experiencia interesante y educativa muy importante. No es justo que se queden sin él".

El Congreso de EEUU ordenó congelar las ayudas a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) el pasado mes de octubre en represalia por la petición que su presidente, Mahmud Abás, presentó a la ONU el 23 de septiembre de 2011 para el ingreso de Palestina como Estado miembro de pleno derecho.

A principios de noviembre Abás solicitó, y en este caso consiguió, el ingreso de Palestina en la UNESCO, lo que molestó aún más al Gobierno de Estados Unidos y, sobre todo, al Congreso, que controla, entre otros fondos, la cooperación internacional.

La medida se tradujo inmediatamente en la congelación de 200 millones de dólares que debían ser transferidos por la agencia de cooperación USAID para proyectos en la ANP, y entre ellos el educativo Plaza Sésamo en su versión palestina.

"En Sharia Simsim enseñamos los números y las letras y educamos a los niños sobre cómo comportarse en el entorno familiar y con los otros niños", explica Sayegh, para quien es "irónico que EEUU corte los fondos de un proyecto educativo (en Palestina) pero continúe financiando un programa similar en Israel".

"¿Por qué deben ser los niños palestinos víctimas de decisiones políticas del Gobierno estadounidense? Estamos decepcionados, angustiados y esperamos que la Administración estadounidense reconsidere su decisión", observó.

Consultada por Efe, una portavoz de la Oficina de USAID a cargo de la cooperación en los territorios palestinos declinó hacer ningún comentario sobre el cese de la financiación y remitió a las recientes declaraciones de una portavoz de la Casa Blanca que señaló en Washington que el Gobierno del presidente Barack Obama está tratando de convencer al Congreso de que libere los fondos.

Se trata de partidas que afectan a todo tipo de instituciones públicas en Cisjordania y que en muchos casos dependen exclusivamente de ellas para seguir con sus actividades.

Hospitales, escuelas, ministerios y todo tipo de proyectos están pendientes aún de la reactivación presupuestaria, aunque para Plaza Sésamo puede ser demasiado tarde.

Su compleja producción, que entremezcla contenidos y grabaciones especiales palestinas con imágenes de la empresa nodriza estadounidense, la Sesame Workshop, requiere de un largo proceso de creación y supervisión, por lo que la temporada de este año, que acaba de comenzar, hace ya difícil que pueda emitirse.

El popular programa, con sus famosos personajes locales Hanin y Karim, entró por primera vez en los hogares palestinos en 1996 como parte de las iniciativas para alentar a la paz entre israelíes y palestinos, pero no siempre ha contado con financiación y por eso sólo se han producido cinco temporadas.

La partida de casi 2,5 millones de dólares que USAID le destinó entre 2008 y 2011 garantizó su continuidad y una suma similar estaba pendiente de aprobación para que las emisiones llegaran hasta 2014.

"Nos llevó muchos años aceptar donaciones de USAID por el concepto que aplican de ayuda condicionada y ahora que hemos aceptado su ayuda y hemos hecho un programa excelente, EEUU nos sorprende con que han suspendido la financiación", lamentó Sayegh, que mientras tanto se ha visto obligada a paralizar su producción y, con ello, a echar el candado al barrio infantil más popular del mundo.

-EFE