Marco Aurelio Denegri y César Hildebrandt | Fuente: Facebook/La Función de la Palabra

Marco Aurelio Denegri, fallecido este viernes a los 80 años, y César Hildebrandt fueron protagonistas en el 2015 de una de las entrevistas más recordadas de la televisión peruana en los últimos años. En su diálogo con el periodista, el intelectual empezó su disertación sobre la televisión con un análisis general sobre el particular.

"La televisión tuvo la ventaja de estar en la casa, cosa que no logró el cine nunca. Se posesionó de la intimidad hogareña y la desplazó. ¿Cuáles son las consecuencias de esta propagación desde el advenimiento de la era televisiva?", cuestionó Denegri.

LA EDUCACIÓN EN LA ERA DIGITAL DEL HOMO VIDENS

"A nivel educativo, devastadoras. Se ha empobrecido la masa crítica de inteligencia, una de las causas es la TV por los paradigmas que vende, que recrea. Hay un proceso de decadencia de la TV comercial, los contenidos son menos exigentes, más brutales, si la TV gobernara tendríamos que estar en calzoncillos en este set. Yo la veo mal y nunca la he visto peor, nunca más bruta, nunca más ignorante, nunca más sin horizonte", respondió Hildebrandt.

"La pregunta es, ¿el Perú se merece otra televisión?", prosiguió Hildebrandt.

 

Denegri continuó con la tertulia y tocó el tema del origen de la decadencia en contenido televisivo en nuestro país. Apuntó a la década de los 80 en un proceso de involución que no paró y que se agrava cada vez más.

"Este televidente que dicen que es víctima de males de la tv es resultado de una televisión que adviene de la década de 1980, antes de esa época no había ese tipo de televidente", propuso MAD.

Hildebrandt refirió que el origen estuvo en una "ola neoliberal" donde se buscó irreversiblemente la idiotización de la gente y el acceso a una información distorsionada para que no pueda utilizar su capacidad crítica, todo obra de las grandes empresas y del capitalismo salvaje.

"Si recordamos la TV en blanco y negro, produce una especie de melancolía dulce. Hacían televisión blanca. Programas por ejemplo donde Juan Gonzalo Rose hacía guiones para programas...algo pasa en los 80, coincide con la brutalización de una ola neoliberal que empieza con Reagan y con la Tatcher que empodera a una serie de círculos y gentes que antes no habrían tenido ninguna relevancia, les concede una autoridad que no tiene que ver con la meritocracia sino con la imposición del mercado", explicó Hildebrandt.

Marco Aurelio Denegri completó esta tesis con una teoría interesante.

"Hay una necesidad mundial de que la gente esté menos informada, que sea menos lúcida. El capitalismo con hipercríticos no funciona", expresó Hildebrandt a lo que Denegri completó: "El inmediatismo, el fragmentarismo, el superficialismo y el facilismo, estos son 4 ismos que están despotenciando al ser humano porque dependen de la multiplicación de prótesis, ahora no podrías concebir a un ser humano sin estas, si le quitas todo esto lo dejas sin saber qué hacer".

 

LA SOLEDAD, EL AISLAMIENTO Y LA DISGREGACIÓN DE LOS SERES HUMANOS

La soledad y el aislamiento también fue parte de la exquisita conversación entre estos dos pensadores peruanos de fuste. Hildebrandt empieza criticando a la nueva tendencia de las sociedades tecnológicas para ir disgregando a los seres humanos.

"Yo he visto escenas espantosas. Dos novios en un restaurante cada uno ejerciendo sus pulgares sobre sus teléfonos inteligentes, donde lo único inteligente era el teléfono, media hora ensimismados en su nadería. A quién le interesa tanto eso, porque si no tienes un Smartphone estás fuera. Hay un interés pues, Marco Aurelio. A veces piensas de modo tan abstracto que te olvidas que hay un contexto e intereses de por medio. Este mundo de espaldas a lo verde, donde estamos por exterminar especies valiosísimas, este mundo no es gratis, lo han inventado las grandes corporaciones, los grandes intereses que lo dominan todo, todo", denunció el periodista.

Ensalzó a Pablo Iglesias y a Podemos, el partido que significa un cambio de la política tradicional en España e hizo un símil con el caso peruano.

"Yo sí tengo esperanzas de que esto cambie, va a ser difícil pero cuando escucho a Pablo Iglesias digo hay esperanza. Él ha reunido la indignación de su generación y te ofrece, ya depende de ti si escoges el continuismo, la inercia, la agonía o escoges el cambio. Por lo menos se abren posibilidades en algunas partes del mundo que te dicen hombre, esto no es inexorable", comentó.

Denegri empató con un análisis sobre la capacidad y voluntad autodestructiva del hombre que no se ha dado en ninguna otra especie y remató con una frase del filósofo existencialista Jean Paul Sartre.

EL PROCESO AUTODESTRUCTIVO DEL SER ES EXCLUSIVO DE NUESTRA ESPECIE

En el comportamiento actual del homo videns hay un proceso autodestructivo y no hay ninguna especie que destruya su hábitat o que se autodestruya. Se creyó que éramos lo suficientemente racional para no embarcarnos en este llamativo striptease del acabamiento", dijo MAD.

"Jean Paul Sartre dice tal vez podamos curarnos de una neurosis pero no podemos curarnos de nosotros mismos; yo creo que es así", apostilló.

Sobre el pesimismo y cómo ve el futuro cercano, Hildebrandt no es del todo apocalíptico mientras que Marco Aurelio Denegri prefiere evitarse ilusiones. El periodista criticó, fiel a su estilo, la falsa expectativa que genera el pensar que el Perú es un país en vías de desarrollo.

"El pesimismo es una tentación perversa y poderosa. Huyo de él; el diagnóstico es malo, el pronóstico en plazo inmediato es malo también. Yo creo que va a haber una reacción de la próxima juventud, esta juventud me parece que está demasiado impregnada de la frivolidad, de los ismos que has mencionado. Hay medidas que se deben tomar, la reforma electoral es importante, que nos insertemos de un modo inteligente en el mundo, que no tengamos la autosuficiencia imbécil de creernos un país desarrollado cuando somos un país mediano para abajo", analizó Hildebrandt.

LA POLÍTICA Y SU VACÍO CULTURAL

Sobre la política, la crítica de Hildebrandt fue feroz. Considera a esta como la clase política más limitada y poco culta del último siglo y al respecto no guarda esperanzas de que esto pueda cambiar.

"Veo que la clase política está en su mínima expresión, se ha empobrecido, no he visto una clase política tan indigente intelectualmente hablando como la que tenemos ahora. Se vio en la CADE, discursos penosos, un demagogo profesional hablando flores y prometiendo maravillas, ese fue el más aplaudido; ya no hablemos de Acuña, de Toledo, de Keiko que paporretea todo lo que pueda limpiar su imagen que del papi que ahora encarna; estamos fritos".

Una vez más, el entrevistado arremetió contra el capitalismo y el sistema establecido que, considera, es el principal ganador de todas las elecciones en el Perú, al margen del candidato.

"Aquí el crónico y sempiterno ganador es el orden establecido, el mariscal Benavides sigue mandando acá. La democracia en muchos países es un espejismo quinquenal, al final no importa por quien votes, gana quien pone el dinero, a quien le debes", criticó.

Aunque la esperanza aún no la ha perdido; Hildebrandt siempre será un soñador nato, un pesimista que quiere que todo salga bien, como apuntaba Bryce.

"Solo algo nos puede salvar, y es que la extinción va a producir tal nivel de terror que es posible que ocurra una suerte de transformación sometida al miedo que es posiblemente la única transformación factible. Nos hemos empobrecido culturalmente, somos poco culturalmente, hay líderes que decían teníanos, habíanos, qué es esto...", finalizó.

Además, como colofón de la entrevista, Denegri y Hildebrandt hicieron una mención del aporte de Jorge Luis Borges sobre periodismo y respecto de la verdad en este tema. Te dejamos la conversación completa en esta nota.

¿Qué opinas?