La Secretaría General de la Comunidad Andina (CAN) emitió una resolución que admite a trámite y abre una investigación por las barreras comerciales aplicadas por Ecuador a sus importaciones desde el 22 de enero del presente año.

 

Al respecto, el presidente de la Cámara de Comercio de Lima, Peter Anders, lamentó que haya pasado un mes desde la aplicación de la medida de Ecuador para que recién la Secretaría General de la CAN inicie una investigación.

 

En ese sentido, pidió a la Secretaría General de la CAN no demorar más el proceso para que los otros países andinos no sigan afectados por las medidas proteccionistas impuestas por Ecuador a la importación de 627 partidas arancelarias provenientes de todo el mundo, las cuales comprenden a 353 productos que Perú vende a ese país.

 

"La afectación se manifiesta con mayor claridad en los rubros calzado, alimentos, textil y cosméticos", indicó Anders.

 

Agregó que las restricciones comerciales no sólo pasan por la aplicación de esta salvaguarda, sino que Ecuador además levantó el programa de desgravación arancelaria para la CAN, el cual se debe llevar a cabo en virtud del Area de Libre Comercio Andina, es decir, "en la práctica Perú, Colombia y Bolivia reciben una doble restricción comercial".

 

"Se está afectando a cerca de 500 empresas exportadoras peruanas que venden a Ecuador, principalmente productos no tradicionales, precisamente aquellos que generan la mayor cantidad de mano de obra", indicó.

 

Las subpartidas afectadas representaron el 30.08 por ciento del valor total exportado por Perú a Ecuador en el 2008, es decir, 149.77 millones de dólares.

 

Comentó que Perú exporta a Ecuador productos por 497.88 millones de dólares e importa por 1,773.78 millones, lo cual arroja una balanza comercial deficitaria en 1,280.70 millones.

 

Anders reiteró que rechaza cualquier intento de una eventual escalada de medidas restrictivas al comercio en Latinoamérica, sin embargo, planteó al gobierno peruano evaluar la aplicación de medidas concretas para solucionar este problema de inmediato.

 

Opinó que el gobierno peruano debe evaluar represalias o compensaciones restringiendo la compra de productos a nivel gubernamental, "toda vez que a pesar de las reuniones y conversaciones realizadas, a Ecuador no se le ve intención alguna de solucionar por su cuenta este tema".