Los hábitos de cada persona con respecto al dinero varían mucho. Si quieres mejorar los tuyos, identifica tu relación con el dinero y cómo lo manejas para reconocer los hábitos negativos. | Fuente: DIFUSIÓN

Si aún no entiendes cómo funciona el dinero, nunca es muy tarde para hacerlo.

Habla del tema

La administración de las finanzas personales es una habilidad que puede aprenderse, como manejar un automóvil o lanzar una pelota de vóley.

Según Kristin Wong, autora de Obtenga dinero: viva la vida que desea, no solo la vida que puede permitirse (Get Money: Live the Life You Want, Not Just the Life You Can Afford), en entrevista para The New York Times, los primeros pasos que debemos dar para convertirnos en letrados financieros responden a las siguientes preguntas:

1. ¿Por qué somos tan malos para administrar el dinero?

Es un tema que nos intimida porque no sabemos ni por dónde empezar; es complicado hablar de dinero porque es un tema tabú. Desde pequeños aprendemos a no hablar de dinero porque nos enseñan que es de mala educación preguntar cuánto gana alguien o cuánto ha ahorrado. Es difícil aprender algo si nadie habla abiertamente de ello.

2. ¿Qué decirle a alguien que es malo para administrar su dinero y quiere mejorar?

Primero debes preguntarte por qué quieres mejorar. La mayoría piensa que cuando madura debe convertirse en adulto responsable. Pero la actitud más eficaz es identificar la razón específica por la que queremos manejar mejor el dinero.

3. ¿Quieres viajar más? ¿Mudarte a tu propia casa?

El primer paso es trabajar mentalmente para descubrir nuestra motivación, descubre cuál es la tuya. El primer paso es saber en qué gastamos. No me refiero solo a hacer un presupuesto, sino a escribir de verdad todas las cosas en que gastamos, digamos, por un mes. La mayoría de las personas piensa que sabe en qué gasta; pero si te obligas a llevar un registro de todas tus compras, te sorprenderás por todo lo que te sientes tentado a comprar.

4. ¿Qué utilizas para llevar un registro de tus gastos?

Siempre lleva contigo una libreta pequeña y anota todas tus compras. Es más, anota todo lo que quisieras comprar y también cómo te sientes cuando quieres gastar dinero por mero impulso. Aprender a administrar bien el dinero depende mucho de aprender a manejar tus hábitos.

5. Desarrolla mejores hábitos con respecto al dinero.

El concepto del anclaje es un buen ejemplo. Es un prejuicio que consiste en depender demasiado de una sola parte de la información para tomar decisiones. Por ejemplo, estás en un restaurante y ves que el menú especial es una hamburguesa de 20 dólares. Lo primero que piensas es: “Vaya, ¿quién pagaría 20 dólares por una hamburguesa?”. Luego, ves una hamburguesa que cuesta 15 dólares y te parece un buen precio, así que la pidas. Muchas veces pensamos que tenemos más control sobre las decisiones relacionadas con nuestros gastos del que en realidad tenemos.

0 Comentarios
¿Qué opinas?