RPP / Mario Zapata

Las exportaciones peruanas no tradicionales llegarían por primera vez al 32% de lo exportado al cierre del 2014, según las recientes proyecciones realizadas por el Centro de Comercio Exterior (CCEX) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

"En los últimos años las exportaciones no tradicionales vienen creciendo en promedio de 12% anual, generando así una buena perspectiva para los envíos de mayor valor agregado", dijo Carlos García, gerente del CCEX de la CCL.

En ese sentido, proyectó que al término de 2014 las exportaciones no tradicionales sumarán  US$ 11,695 millones , logrando un incremento del 6% con respecto al año anterior.

Precisó que este crecimiento está sustentado en los principales sectores como el de  alimentos, que agrupa al sector agropecuario, con un crecimiento esperado de 35%, y pesca no tradicional, con una expansión de 27%.

También el sector el textil–confecciones tendrá un leve crecimiento de 1%. Suerte contraria sufren los sectores siderúrgico–metalúrgico y químico, que sufrirían caídas de 20% y 6%, respectivamente.

Estos sectores también están influenciados fuertemente por los precios de los metales especialmente del cobre y del zinc.

Sin embargo, estos productos pueden alcanzar mayores niveles de transformación, lo que les permitiría ingresar al sector metal–mecánico, sector que tendrá una caída menor a la mostrada.

Asimismo, en el sector químico existen otros productos con alto valor como los plásticos, pigmentos naturales y cosméticos, que vienen creciendo en penetración en Latinoamérica y requieren de apoyo para continuar este proceso.

De otro lado, CCEX estima que las exportaciones totales al cierre de 2014 sumarán US$ 36,881 millones, registrando así una caída del 12% del total de envíos, es decir US$ 5,270 millones menos que 2013 y regresando a un nivel ligeramente superior al de 2010.

Al cierre del ejercicio se prevé que el sector tradicional representará el 68% de lo exportado.

En el caso del sector no tradicional, precisa que de darse un fenómeno de El Niño débil a moderado, podría generar un impacto negativo de 2% a 4% en el sector agroexportador, tal como se hizo mención en marzo último.