El Perú no es el único país que tiene problemas con las prácticas de dumping de China, afirmó George Friedman, fundador de Sratfor, compañía privada de seguridad internacional e inteligencia geopolítica.

"También hay otros países en el mundo, algunos deciden tomar medidas contra ello, otros simplemente aguantan", aseveró.

En junio de 2012 el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) inició una investigación de oficio a la importación de prendas de vestir procedentes de China.

Según los primeros resultados de las 276 partidas investigadas, están ingresando prendas chinas con precios que son hasta 592% menores en relación a sus valores normales.

El analista agregó que China no podrá sostener estas prácticas por mucho tiempo, pues no es sostenible para su economía, ya que vende sus productos al exterior a precios escesivamente bajos sacrificando ganancias.

"El Perú está sintiendo los impactos de estas prácticas. Pero China no podrá mantenerlas para siempre. Cuando terminen, Perú tendrá la oportunidad de desarrollar su industria local y quizás en un futuro los peruanos puedan terminar vendiendo textiles a China", dijo.

Friedman dio estas declaraciones tras su participación como principal expositor en la VIII Cumbre Internacional de Comercio Exterior, reunión organizada por la Cámara de Comercio de Lima (CCL).