www.lapolar.cl

A más de dos meses desde que La Polar transparentara su situación financiera, siguen apareciendo nuevos antecedentes de sus malas prácticas.

Una revisión interna ordenada por el nuevo directorio a la base de datos histórica de la multitienda arrojó que se han repactado casi un millón de clientes de un total de 3.034.560, según informó el diario Financiero de Chile.

De las 986.724 repactaciones realizadas desde 2003 hasta junio de 2011, La Polar sólo tiene certeza de que 474.822 corresponden a repactaciones sin consentimiento, quedando 511.902 casos en la duda.

El lunes por la noche la compañía informó a la Superitedencia de Valores y Seguros que la cartera de clientes repactados unilateralmente por la empresa alcanza los 474.822. Se trata de 51.348 deudores más a los a los 418.826 casos informados el pasado 17 de junio. La empresa también agregó que a raíz de esta revisión se encontraron 511.902 nuevos casos de clientes renegociados “potencialmente unilaterales”.

No se requieren más provisiones

El presidente de la compañía, César Barros, descartó que estos 51.348 nuevos casos de repactaciones unilaterales requieran un reajuste de provisiones. “Sherrington revisó el total de la cartera y estos 51 mil están dentro del margen adicional de máximo 3% que estimó en su informe”.

Respecto a los nuevos 511 mil nuevos reprogramaciones, Barros señaló que esta cifra surgió de una “revisión que se hizo de todas las tarjetas que había emitido alguna vez en La Polar desde el año 1985. Ahí se descubrió que habían 511 mil personas que estaban fuera de la otra base y que habrían sido repactadas alguna vez. Si bien es cierto que son 511mil, 102 mil están sin deuda y ya no son clientes de La Polar y 288 mil están castigados. El resto están al día o con moras que se estiman en rangos normales o recuperables”.

Barros dijo que este grupo no incidirá en las provisiones, sin embargo “a lo mejor va a mejorar” la cartera de recuperabilidad.

Durante los próximos días, la empresa les ofrecerá a estos 511 mil deudores una propuesta que “no es idéntica a la primera oferta, pero será similar“. Esta podrá hacerse efectiva durante septiembre.