Los tipos de interés se mantienen en EE.UU. entre el 0.25% y el 0.50%, después del ajuste de diciembre pasado.
Los tipos de interés se mantienen en EE.UU. entre el 0.25% y el 0.50%, después del ajuste de diciembre pasado. | Fuente: REUTERS

La Reserva Federal de EE.UU. (Fed) finaliza hoy su reunión de dos días para abordar la política monetaria, en la que analiza la probable subida de tipos de interés de referencia, actualmente establecidos en un rango de entre el 0.25% y el 0.50%.

El encuentro de diciembre, el primero tras la victoria del candidato republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre, será el último del año para el banco central estadounidense. La Fed emitirá su comunicado de política monetaria a las 14.00 hora local y, poco después, su presidenta, Janet Yellen, ofrecerá una rueda de prensa a las 14.30 hora local.

Expectativa. Los mercados otorgan más de un 90% de posibilidades a que los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto, el órgano de la Fed que dirige la política monetaria, decidan elevar los tipos de interés de referencia en un cuarto de punto, hasta el rango de entre 0.50% y 0.75%.

Se trataría de la primera y única subida de tipos de interés del año en Estados Unidos.

Luego de un año. El banco central efectuó su último ajuste monetario en diciembre del pasado año y, pese a haber dado indicios de nuevas alzas de tipos a lo largo de 2016, diversos acontecimientos globales como la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea (UE) y la ralentización en la economía estadounidense de la primera mitad del año obligaron a aplazarlo.

En las últimas semanas, varios influyentes miembros de la Fed han apuntado la inminencia del encarecimiento del precio del dinero dada la mejoría en los indicadores macroeconómicos en la segunda mitad del año, con un ritmo de expansión estimada en el tercer trimestre estimada del 3,2% y el descenso de la tasa de desempleo, que cerró noviembre en el 4.6%.

Lo anunció. En noviembre, la propia Yellen señaló que una subida de tipos de interés "podría muy bien ser apropiada relativamente pronto si los datos entrantes proporcionan alguna evidencia adicional de progreso continuo hacia los objetivos del comité (de política monetaria de la Fed)".

El banco central estadounidense cuenta con un doble mandato de promoción del pleno empleo y estabilidad de precios.

A esto se suma la declaración del presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, la pasada semana, quien reconoció que si se concreta el anticipado estímulo fiscal por parte del presidente electo Trump, el banco central aceleraría el ritmo de ajuste.

"Si la política fiscal se volviera más expansiva y eso diera más apoyo a la actividad económica, entonces probablemente la Fed retiraría el estímulo monetario un poco más rápido en el tiempo", dijo Dudley en una entrevista en la cadena CNBC.

Trump ha adelantado su intención de llevar a cabo un agresivo y multimillonario plan de expansión fiscal a través de la inversión en infraestructura y el recorte de impuestos, como parte de su programa de revitalización de la economía de Estados Unidos.

Aunque la Fed ha dicho que el ajuste monetario se producirá de manera "gradual", para no dañar la consolidación de la recuperación económica tras la aguda crisis financiera y que obligó a mantener los tipos de interés cerca de cero durante nueve años, el multimillonario plan de estímulo podría forzar un mayor ritmo de repliegue.

Mercados. Wall Street abrió hoy sin rumbo claro y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cedía un 0.04% a la espera de que concluya la reunión. Media hora después del inicio de contrataciones ese índice cedía 8.93 puntos hasta 19.902,28 unidades, y el selectivo S&P 500 restaba un 0.02 % hasta 2,271.23 enteros, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq sumaba un 0,.6 % hasta 5.466,91 puntos.

Después de conquistar la víspera nuevas marcas históricas y del Dow Jones quedarse a unos pasos de los 20.000 puntos, los operadores en el parqué neoyorquino arrancaban la sesión sin un rumbo claro pendientes de la Reserva Federal.

EFE