La crisis financiera ha afectado de lleno a los hombres más ricos de Rusia, al provocar una caída del valor de la suma de sus fortunas de un 70% hasta los 142.000 millones de dólares, según la clasificación anual de la revista Forbes publicada el viernes.

 

"La crisis ha tocado a todo el mundo: a los financieros y los metalurgistas, los petroleros y los productores de artículos de consumo corriente", estima Forbes, que cada año identifica a los 100 ciudadanos más ricos del país.

 

"Ninguna de las fortunas de los miembros de la "centena de oro" ha dado un salto", subraya la revista.

 

La clasificación está dominada este año por Mijail Projorov, propietario del fondo de inversión Onexim, de 43 años, cuya fortuna está estimada en 9.500 millones de dólares, provenientes en gran parte de la metalurgia, el oro y las finanzas.

 

La segunda fortuna de Rusia pertenece al propietario del club de fútbol británico Chelsea, Roman Abramovich, de 42 años, evaluada en 8.500 millones de dólares.

 

Le siguen el presidente de la petrolera Lukoil, Vagit Alekperov, que posee 7.800 millones de dólares.

 

Oleg Deripaska, a la cabeza del gigante del aluminio Rusal y que se enfrenta a graves problemas de reembolso de sus créditos, perdió más de 25.000 millones de dólares y ocupa actualmente el décimo puesto de la clasificación.