Entre 1980 y 1994 el terrorismo contra el Estado Peruano ocasionó pérdidas económicas al país por más de 42.000 millones de dólares, recalcó la consultora Maximixe.

La institución mostró así su preocupación por el reciente hallazgo de pintas senderistas en diversos lugares de Lima Este y Huancavelica.

Agregó que las consecuencias de 14 años de terrorismo fueron una drástica reducción del stock de capital por la destrucción de activos como maquinarias, torres de alta tensión, plantas eléctricas, vehículos, puentes, locales comerciales y bancarios, etc. por más de 11.800 millones de dólares.

"Asimismo el dramático recorte de la fuerza de trabajo por la muerte de más de 69 mil personas; incontrolables flujos migratorios hacia las ciudades de Lima, Huancayo, Ica, Cusco y Juliaca que marcaron el inicio del caos urbanístico del país y hacia el extranjero vía fuga de capital humano calificado de más de 150 mil personas", señaló.

Concluyó añadiendo que el PBI per capita retrocedió de 938 dólares a inicios de los 80s a 718 dólares a inicios de los 90s, merced a desequilibrios macroeconómicos de gobiernos perturbados por la violencia.