El ministro de Energía y Minas, Jorge Merino Tafur, consideró "inaceptable" que las protestas contra el proyecto minero Conga en Cajamarca y la mina de Xstrata Tintaya en Espinar (Cusco) puedan generar también la paralización del proyecto Las Bambas, en Apurímac.

En tal sentido, aseguró que en el país se va  a hacer respetar el Estado de derecho y las leyes. “Estamos avocados a recuperar el orden y actuar al mismo tiempo con mucho diálogo, porque hay gente que sí quiere dialogar”, dijo en RPP Noticias.

Merino reiteró que las paralizaciones en Cajamarca y Espinar tienen motivaciones  políticas y sin ningún sustento técnico.

Detalló que la minera Xstrata  tiene inversiones por más de 10 mil millones de dólares en el Perú y tiene contratados unos 11 mil trabajadores en Espinar y Las Bambas. “Más de 50 mil personas directa o indirectamente dependen de estas dos minas”, señaló.

“Hasta el 2015 podemos seguir creciendo (la economía) más del 6%, pero para que esto suceda tienen que desarrollarse los proyectos mineros que ya están en ejecución, y dos proyectos claves son Antapaccay y Las Bambas, ambos de Xstrata”, sostuvo.

Merino dijo, además, que el desarrollo del proyecto cuprífero Las Bambas va a permitir que Xstrata construya una carretera de 206 kilómetros que va a unir el distrito de Challhuahuaacho (Apurímac) con Espinar (Cusco).

Espinar se va a convertir en un polo de desarrollo muy importante para estas minas tan grandes, una especie cluster de servicios”, remarcó.