Foto:Andina
La Dirección General de Minería del Ministerio de Energía y Minas de Perú se encargará de recuperar 119 pasivos ambientales mineros que han recibido la calificación de alto y muy alto riesgo, informó hoy una nota oficial.

Estos pasivos ambientales, situaciones generadas por el trabajo del hombre en el pasado y que suponen un peligro para las personas o un ecosistema, son consecuencia de los antiguos trabajos de minería y se encuentran situados en la región de Cajamarca, unos 800 kilómetros al norte de Lima.

Los trabajos de recuperación se realizarán con dinero proveniente del convenio que en 2008 firmaron el Ministerio de Energía y Minas y el Fondo Nacional del Ambiente.

Sin embargo, el propio ministerio señaló que si con posterioridad se logra identificar a los responsables del pasivo ambiental, el Estado iniciará las acciones legales para exigir la devolución del gasto correspondiente.

Los dos proyectos en torno a los que se desarrollará este trabajo fueron bautizados como "El Dorado" y "Tahona".

El primero comprende 64 pasivos situados en las áreas conocidas como El Dorado, San Agustín, Atahualpa, Lola y Quebrada Honda; mientras que el segundo solucionará otros 55 pasivos en la zona conocida como Los Negros.

Según la nota del ministerio, estos pasivos ambientales son herencia de la vieja minería, que se desarrolló cuando no existían normas que obligaran a las empresas mineras a cuidar su impacto en el medio ambiente durante sus trabajos de exploración y explotación.

Actualmente, las empresas que realizan trabajos de minería en Perú están obligadas a presentar un estudio de impacto ambiental antes de iniciar sus operaciones, así como un plan de cierre de minas, afirmó el ministerio peruano.

EFE