El crecimiento económico sostenido del Perú está generando el incremento en la emisión de gases de efecto invernadero de algunos sectores como el de Energía y Agricultura, reveló el viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente, Gabriel Quijandría.

“Esto es lógico y era esperable, por el enorme crecimiento que ha venido teniendo el país en términos generales, el PBI ha venido creciendo a tasas de alrededor del 5% a 6% anual en los últimos 10 años y lo que tenemos es básicamente el crecimiento fuerte de la actividad productiva, que genera a su vez una necesidad mayor de producción energética”, señaló.

Quijandría explicó que la estructura de emisiones de nuestro país ahora se parece más a la de un “país desarrollado”, según la actualización preliminar del Inventario de Gases de Efecto Invernadero con datos del año 2009, los últimos disponibles.

“Nuestra estructura de emisiones entre el 2000 y el 2009 va evolucionando hacia una estructura de emisiones más parecida a la de un país desarrollado, donde el componente fuerte siempre está vinculado al tema energético”, afirmó.

Detalló que el sector Energía, que incluye el transporte vehicular y la generación eléctrica, pasó del 20% del total de emisiones de gases de efecto invernadero en el año 2000, al 25% en el 2009.

“Eso es básicamente por efecto del crecimiento de la economía, por efecto de tener más proyectos mineros y por tener un crecimiento del parque automotor”, indicó.

Dijo que un factor positivo, a pesar del incremento de la emisión de gases, es que los autos que ingresan al país son nuevos en su mayoría y por eso contaminan menos. Además la conversión masiva de taxis a gas natural y los esfuerzos por masificar el uso de este hidrocarburo, de alguna manera están atenuando un poco el aumento de las emisiones.

Otro sector que también está incrementando sus emisiones de gases de efecto invernadero es el de Agricultura, que pasó del 18% al 23% en el mismo periodo de referencia.

Quijandría afirmó que esto se debe al fuerte aumento de la cantidad de hectáreas agrícolas en la costa y en la selva, y al mayor uso de pesticidas y agua.  Precisó que existe una metodología internacional que señala que ampliar una hectárea de área de cultivo, implica el incremento de cierto porcentaje de emisión de gases de efecto invernadero.

El funcionario explicó que en el Perú el mayor factor de emisiones de efecto invernadero está vinculado al cambio de uso de tierra y a la deforestación, aunque su participación en el total se ha reducido del 47.5% de las emisiones a alrededor de 39%. Esta reducción en las emisiones ha sido ocupada por el incremento en el sector Energía y Agricultura.

MEDIDAS QUE SE TIENEN QUE TOMAR

Por su parte, el ministro de Agricultura, Manuel Pulgar Vidal, dijo que “el reto de un país como el Perú es que el crecimiento sea bajo en carbono”. “Que el crecimiento del país, que implica un crecimiento de las actividades económicas,  no esté aparejado con un incremento significativo de las emisiones de efecto invernadero”, afirmó.

Sostuvo que se necesita adoptar tecnologías limpias y realizar un conjunto de acciones que permitan divorciar este crecimiento económico del incremento de emisiones.

Pulgar Vidal afirmó, sin embargo, que el Ministerio del Ambiente no puede afrontar este problema sin la coordinación con los otros sectores, como el Ministerio de Transportes, el de Agricultura y el de Economía y Finanzas.

A su turno, Quijandría señaló que ya se están tomando algunas medidas para mitigar el incremento de la emisión de gases de efecto invernadero, aunque reconoció que se necesita “de una intervención concreta de políticas públicas desde el Estado peruano”.

“Hay inversiones muy grandes vinculadas a proyectos de cooperación internacional y contrapartidas el Estado peruano para mejorar la gestión de los bosques amazónicos”, expresó. Asimismo, desde el Estado se está promoviendo pasar a una matriz energética más limpia, con el uso del gas natural, que es uno de los combustibles menos contaminantes.

“Se requiere mucho esfuerzo del Estado y del sector privado, que son los que van a llevar adelante las grandes inversiones vinculadas al tema de la transformación energética y son los grandes demandantes de energía adicional”, añadió.

Respecto al sector Agricultura, dijo que se requieren prácticas más eficientes de producción agrícola para reducir al mínimo su aporte a los gases de efecto invernadero a nivel nacional.