Video: TV Per

Los reservorios que se construirían como parte del Proyecto Minero Conga, garantizan el abastecimiento de agua en la zona del proyecto, señalaron los peritos contratados por el gobierno para analizar el Estudio de Impacto Ambiental, aprobado en octubre del 2010.

Sin embargo, Rafael Fernandez Rubio, Luis López García y Luis Martins Carvalho, los tres peritos, recomendaron aumentar la capacidad de los reservorios y gestionar ordenadamente el uso de estas reservas en coordinación con la Autoridad Nacional del Agua (ANA).

Estos y algunos otros detalles del peritaje fueron revelados por el ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, en una conferencia de prensa quien sostuvo que "este no es un dictamen o un informe que determine viabilidades o inviabilidades, es un informe técnico, imparcial y objetivo".

De acuerdo con los extractos divulgados por el ministro, los peritos estarían confirmando las características de las fuentes de agua en la zona. Una de las más importantes señala que las lagunas naturales que deberán ser reubicadas, rebalsan en época de lluvias y son un espejo de agua en época seca.

En otras palabras, las lagunas naturales desbordan agua cuando no se necesita. En cuanto a los manantiales, el 82% tiene una capacidad menor a 0,1 litros por segundo, lo cual, dijo Pulgar, "es un nivel de riego marginal, bastante mínimo".

También, dijo el ministro, los peritos se pronunciaron sobre las dudas respecto a los suelos cársticos, es decir, con rocas que se diluyen y que permitirían el flujo del agua. "Lo que señalan (los peritos) es que no se han encontrado manantiales cásticos de ciclo largo, y que las escorrentías (es decir cortientes de agua) precisamente no son compatibles con suelos cársticos".

Pulgar se refirió también a la parte del peritaje que habla de la calidad bactereológica de las aguas que existen actualmente, la cual fue elaborada por el perito portugués Luis Martins Carvalho.

En concordancia con el Estudio de Impacto Ambiental, los peritos señalaron que el agua de las fuentes naturales tiene en algunas zonas y bofedales un PH demasiado alto, que la hace no recomendable para el consumo humano ni para el riego.

Los peritos informan, además, que en algunas zonas hay excedencia de coliformes en las aguas subterráneas, por influencia de la vida de personas y animales.

En cuanto a las recomendaciones, dos que puntualmente citó Pulgar se refieren a elevar la altura del dique en el reservorio menor para tener una mayor disposición de agua. 

Los peritos también estiman que los desechos del agua ácida, que se forman en una especie de barro, no deben ser llevados directamente a la zona de desecho sino que deben ser previamente encapsulados.

El peritaje señala, además, que el proyecto Conga afecta 90 hectáreas de las 2000 de bofedales.

El ministro del Ambiente resaltó que el informe  sobre el proyecto Conga, presentado este martes aún  es preliminar.

Sostuvo que su despacho, así como los de Energía y Minas, además de Agricultura, emitirán su informe al respecto y se reunirán con el equipo técnico, con quienes tendrán reuniones periódicas. 

"Luego comunicaremos a todo el Gabinete, cuál es nuestra opinión sobre el dictamen y cuáles deberían ser las acciones a tomar a futuro", anotó.