AFP/Referencial

“Debemos enfocarnos en el resultado de lo que hace la gente, no en cuantas horas le toma hacerlo”. Ese es el argumento del controvertido Richard Branson, el dueño del Grupo Virgin, para defender la idea de que los empleados de su empresa “pueden irse (de vacaciones) cuando quieran por el tiempo que quieran”.

Branson dijo esto a los 170 empleados de su equipo a través de su blog.

El conglomerado Virgin agrupa alrededor de 360 empresas dedicadas a las telecomunicaciones, la televisión, el transporte, la producción de discos y servicios financieros. Emplea a más de 50 mil personas en 50 países.

"Dejo a los empleados la opción de decidir si se cogen unas horas, un día, una semana o un mes de vacaciones, asumiendo que se irán cuando estén 100% seguros de que ellos y sus equipos pueden hacer frente a los proyectos que tienen y que su ausencia no va a dañar al negocio y, en consecuencia, a sus carreras profesionales", ha dicho también el empresario, inspirado luego de que su hija leyera que la compañía de televisión de suscripción Netflix aplica un plan parecido.

“El trabajo flexible –añadió—ha revolucionado cómo, dónde y cuándo hacemos nuestro trabajo. Así que si ya no trabajamos estrictamente de 09:00 a 17:00, ¿por qué debemos aplicar una política vacacional tan rígida?”.