J.K. Rowling
J.K. Rowling se defendió de los ataques que la acusaron de transfobia por sus recientes comentarios en Twitter. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Andy Rain

Dispuesta a terminar con la polémica en la que se vio envuelta hace unos días, tras ser calificada de transfóbica en redes sociales, J.K. Rowling decidió publicar una extensa misiva en la que se defiende de las acusaciones y, de paso, realiza fuertes revelaciones.

Publicada en su página web, la carta de la autora de la saga de Harry Potter se ocupa, por primera vez, de las violaciones y los abusos domésticos que sufrió en el pasado. Una información que apenas había sido tratada por ella.

“Activistas que claramente se creen personas buenas, amables y progresistas han recurrido a mi pasado, dando por hecho que tienen derecho a vigilar mi discurso, acusarme de odio, llamarme insultos misóginos”, señaló Rowling en su mensaje.

Seguidamente, la creadora de “Animales fantásticos trajo a colación los episodios de violencia por los que atravesó hace años, pero no en busca de ganarse adeptos, sino como un llamado a solidarizarse con las mujeres que han pasado lo mismo que ella.

He estado bajo el foco mediático más de 20 años y nunca he hablado públicamente de ser superviviente de abusos domésticos y agresiones sexuales. No porque me dé vergüenza de que me hayan pasado esas cosas, sino porque son traumáticas para volver recordarlas. Menciono estas cosas ahora no en un intento de obtener simpatía, sino por solidaridad con la gran cantidad de mujeres que tienen historias como la mía, que han sido arrastradas por el barro como fanáticas por tener preocupaciones en torno a los espacios públicos de un solo sexo”, manifestó.

SOBRE LOS COLECTIVOS TRANSGÉNERO

Aparte de revelar estos hechos de su pasado, J.K. Rowling también aseguró en su texto que sí ha investigado sobre las personas trans. De hecho, aseveró mantenerse informada por fuentes de los colectivo trans y enfatizó que defiende los derechos de estas mujeres, pero mostró su malestar con los ataques de algunas activistas.

Según la escritora británica, tanto ella como algunas de sus seguidoras fueron blanco de críticas por el hecho de ser mujeres.

“Sería mucho más fácil tuitear los hashtags aprobados porque, por supuesto, los derechos trans son derechos humanos y, por supuesto, las vidas trans importan (...) pero me niego a inclinarme ante un movimiento que creo que está haciendo un daño demostrable al tratar de erosionar a la ‘mujer’ como clase política y biológica, y ofrecer cobertura a los depredadores como pocos antes”, argumentó.

Finalmente, J.K. Rowling explicó que la razón por la cual decidió escribir esta carta se debe a que busca una “empatía y comprensión similar” a la que reciben, actualmente, las personas transgénero. Una posición que, concluyó, deberían tomar hacia “los millones de mujeres cuyo único crimen es que sus preocupaciones sean escuchadas sin tener que recibir amenazas y críticas”.