La Miss España Ángela Ponce, la primera mujer transgénero en clasificar al Miss Universo 2018, no clasificó a la etapa final del certamen de belleza. A pesar de que fue una de las más seguidas por el público, el jurado no la consideró ni siquiera como una 'Wild Card'.

A sus 27 años, Ponce dio frente a la polémica con comentarios conciliadores que buscan la tolerancia incluso dentro de las participantes al Miss Universo. En octubre pasado, y tras su coronación como Miss España, la modelo fue criticada por la representante colombiana Valeria Morales, quien criticó su presencia en el certamen.

SU CAMINO HASTA EL MISS UNIVERSO

Ángela Ponce no es novata en los certamenes de belleza. En 2015, la modelo se presentó en Miss Mundo Cádiz y pese a que ganó no logró representar a su país porque los estatutos del Miss Mundo prohiben la participación de personas transexuales. Tres años después, decidió postular al Miss Universo España, un concurso de belleza que sí acepta participantes transgénero.

La mayor dificultad ha sido enfrentarme a que los demás me vean diferentecuando yo nunca me he sentido diferente. Yo no soy un hombre queriendo ser mujer, no soy un cortocircuito en la barriga de mi madre. No soy una mujer, soy una mujer trans y formo parte de la diversidad humana, igual que hay personas negras y otras blancas, gente más alta y más baja”, aseguró.

Pero Ponce no es la primera mujer trans en los certámenes de belleza, una lucha que inició la modelo canadiense Jenna Talackova, candidata a Miss Universe Canadá en 2012, quien logró un cambio en los estatutos del certamen de propiedad en ese momento de Donald Trump luego de enfrentarse a la organización por que fue expulsada al trascender la noticia sobre su transexualidad. Desde 2013, el formato internacional acepta a mujeres trans en sus certámenes.