Ángela Ponce, es la representante española en el certamen de Miss Universo, una mujer transgénero que podría hacer historia esta noche al ser coronada en la ceremonia que se realiza en Tailandia. Aunque no fue elegida entre las 5 más bellas de Europa, aún le queda la 'Wild Card' del jurado, que de elegirla le daría la posibilidad de competir por la corona.

Su participación en el concurso dividió al público: algunos a favor de que forme parte de los certamenes de belleza pese a no ser mujer de nacimiento, otros en contra de que pueda coronarse por ser transgénero. Sus medidas son casi perfectas para el ideal de belleza de estos concursos: 90-61-90, pesa 58 kilos y mide 1.77 metros.

A sus 27 años, Ponce dio frente a la polémica con comentarios conciliadores que buscan la tolerancia incluso dentro de las participantes al Miss Universo. En octubre pasado, y tras su coronación como Miss España, la modelo fue criticada por la representante colombiana Valeria Morales, quien criticó su presencia en el certamen. "El reinado de belleza es para mujeres que nacemos mujeres y creo que para ella también sería una desventaja, entonces por eso hay que respetar la idea, pero no compartirla", comentó. Sin embargo, y después de algunas semanas, ambas hicieron las pases. 

En diversas entrevistas, Ángela Ponce ha contado cómo logró superar el acoso y la incomprensión que tantas personas transgénero padecen. "Mi finalidad es dar a conocer mi realidad y hablar al mundo un poco sobre la educación en la diversidad que es tan escasa, un factor importante y que sin duda terminarían con tanto bullying, prejuicios y violencia", dijo.

Ángela María Ponce Camacho nació en enero de 1991 en la ciudad de Sevilla (España), bajo el nombre de Ángel Mario. Inició su transición a los 16 años, a través de un tratamiento hormonal. A los 24 años, se realizó una vaginoplastia por criterios estéticos. "Hay mujeres con pene y hombres con vagina, porque la única clave para ser mujer es ser y sentirte mujer", comentó en una entrevista con el New York Times.

Ella ha contado que ha vivido dificultades cuando la gente se ha enterado de su condición transgénero: cuando era modelo fue rechazada por algunas marcas por ser trans. Esas experiencias de vida la llevaron a colaborar con la fundación Daniela, una organización española que ayuda a personas transgéneros y en el que la modelo busca sensibilizar y acabar con el estigma que afecta a niños y adolescentes transexuales y transgénero.

 

Ángela Ponce podría coronarse esta noche como Miss Universo en la ceremonia que se realiza en Tailandia. | Fuente: Instagram/ Ángela Ponce

SU CAMINO HASTA EL MISS UNIVERSO

Ángela Ponce no es novata en los certamenes de belleza. En 2015, la modelo se presentó en Miss Mundo Cádiz y pese a que ganó no logró representar a su país porque los estatutos del Miss Mundo prohiben la participación de personas transexuales. Tres años después, decidió postular al Miss Universo España, un concurso de belleza que sí acepta participantes transgénero.

La mayor dificultad ha sido enfrentarme a que los demás me vean diferente cuando yo nunca me he sentido diferente. Yo no soy un hombre queriendo ser mujer, no soy un cortocircuito en la barriga de mi madre. No soy una mujer, soy una mujer trans y formo parte de la diversidad humana, igual que hay personas negras y otras blancas, gente más alta y más baja”, aseguró.

Pero Ponce no es la primera mujer trans en los certámenes de belleza, una lucha que inició la modelo canadiense Jenna Talackova, candidata a Miss Universe Canadá en 2012, quien logró un cambio en los estatutos del certamen de propiedad en ese momento de Donald Trump luego de enfrentarse a la organización por que fue expulsada al trascender la noticia sobre su transexualidad. Desde 2013, el formato internacional acepta a mujeres trans en sus certámenes.

¿Qué opinas?