El productor Gary Kurtz, quien fue clave en las dos primera película de Star Wars, murió a los 78 años. | Fuente: Instagram | infinite.earths

Gary Kurtz, productor de las primeras dos películas de "Star Wars", falleció a los 78 años, así informó el estudio Lucasfilm. Según medios internacionales, Kurtz murió producto de un cáncer en Londres.

"El legendario productor de 'Una nueva esperanza' (1977) y 'El imperio contraataca' (1980) murió el domingo. Figura clave en la historia de Star Wars y Lucasfilm, los dones de Kurtz para la narración de historias se pueden sentir en toda su obra". indicó un comunicado del estudio realizador.

El productor trabajó por primera vez con George Lucas, el creador del universo galáctico, en "American Graffiti" ("Locura de verano") en 1973. Recibió al año siguiente su primera nominación al Oscar, que compartía con Francis Ford Coppola.

En 1978 fue nominado por segunda vez por el primer episodio de "Star Wars", cinta que ganó un total de seis estatuillas ese año.

"Kurtz era la fuerza detrás de 'Star Wars', 'American Graffiti' y 'The Dark Crystal', y un amigo para muchos en la industria. Lo extrañaremos muchísimo", escribió la Academia de Cine de Estados Unidos en su cuenta en Twitter.

Kurtz ayudó a Lucas a navegar la falta de entusiasmo de los estudios Fox cuando presentó la idea de película de Star Wars, que consideraron de segunda clase. Después del éxito de la primera entrega, ambos comenzaron a trabajar en la secuela, en la que Lucas terminó colocando dinero de su propio bolsillo. Para el episodio VI, Kurtz fue reemplazado por Howard Kazanjian.

"He perdido a un amigo de toda la vida. El mundo ha perdido a un artista y cineasta amable, sabio y polifacético, cuyas contribuciones al cine no pueden minimizarse", escribió en Twitter el actor Mark Hamill, quien encarnó a Luke Skywalker en la saga.

Su primer trabajo fue como asistente de dirección de "Ride in the Whirlwind", una cinta de bajo presupuesto en el que trabajó el entonces desconocido Jack Nicholson.

Entre 1966 y 1969 dejó Hollywood para servir como marine de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, a la que se oponía, destacó Jason Joiner, que mantiene un archivo de su carrera al canal ABC.

Durante su servicio militar se rehusó a llevar un arma y al ser amenazado con ir a prisión por esta actitud, se ofreció a usar sus talentos. "Yo uso película y cámaras", recordó Joiner. "Ellos dijeron: 'Bueno perfecto, entonces filma la guerra de una forma diferente'".

¿Qué opinas?