Álvaro Morata, presentado este martes como delantero del Atlético de Madrid, remarcó que su "destino" estaba en el club rojiblanco, al que ya había dado su "palabra de que, cuando se pudiera hacer, iba a venir", recalcó que no se siente nuevo y apuntó que, más allá de las palabras, tiene que hablar en el campo.

En el auditorio del estadio Wanda Metropolitano, acompañado de sus dos hijos -los dos vestidos con la equipación del Atlético-, de su mujer, de sus padres, de su abuelo, de Manolo Briñas y Socorro Morales, empleados de la cantera del conjunto rojiblanco con los que coincidió siendo un niño, Morata expresó toda su felicidad.

Incluso, se emocionó con el video que repasaba con fotos su paso por el conjunto rojiblanco desde alevín a cadete, pero también con instantáneas con la camiseta de su nuevo equipo desde antes de ingresar en las categorías inferiores del club, con Fernando Torres y Milinko Pantic, leyendas del Atlético. Igualmente, de su carné de abonado infantil. Y también con Koke, su compañero de nuevo ahora.

"Es la infancia. Es la auténtica felicidad. Por eso significa mucho para mí estar hoy aquí. La gente que me conoce y me quiere lo sabe. Es un vídeo muy bonito. Me ha emocionado", aseguró Morata en sus primeras palabras sobre el estrado, debajo de una pantalla con el gigantesco mensaje de 'Bienvenido Morata' sobre un fondo rojo.

EFE

¿Qué opinas?