EFE

El Atlético de Madrid, con un gol del francés Antoine Griezmann y dos del croata Mario Mandzukic, sentenció en menos de media hora sobre el embarrado campo de Ipurúa, al que se adaptó mejor que el Eibar.

El partido estuvo condicionado por un campo anegado de agua debido a la lluvia incesante de los últimos días, que transformó la hierba en agua y barro.

Una vez más el Atlético de Madrid entrenado por Diego Pablo Simeone demostró que se adapta a cualquier circunstancia en un encuentro, que ayer fue más físico que técnico debido al mal estado del césped. Los rojiblancos, que hoy han jugado de gris, mantienen el tercer puesto en la clasificación.

Antoine Griezmann marcó en la primera ocasión del Atlético de Madrid con un disparo raso cruzado que batió a Xabi Iruretagoiena. El atacante francés evidenció que está en racha con su quinto gol en enero y undécimo en total.

Quien no perdonó fue el delantero croata Mandzukic, quien aprovechó un buen pase de Griezmann desde la izquierda para empalmar a gol en el segundo palo el 0-2.

Dos minutos después (m. 24), el propio Mario Mandzukic aprovechó un error defensivo de los guipuzcoanos para disparar fuerte y marcar el 0-3.

El Eibar encontró al final recompensa a su esfuerzo, por medio del italiano Federico Piovaccari, que anotó el único tanto local, en el 89, tras fajarse de la marca de Guilherme Siqueira.

EFE