Fue una final vibrante, Chelsea y Liverpool se enfrentaron en el marco de la final de la Copa FA en el estadio de Wembley. El equipo de Roberto Di Matteo superó por 2-1 a los "Reds" y se llevó su primer título de la temporada.

Chelsea llegaba motivado a este choque, porque el elenco londinense ha encontrado su mejor nivel casi al término de la temporada, y teniendo la final de la Liga de Campeones a cuestas, quería superar al Liverpool para poder empezar la senda de triunfos.

Liverpool saltó al campo con la intención de salvar la temporada ganando el torneo más añejo del mundo, sin embargo encontró un equipo contundente que resolvió la serie con la magia de Didier Drogba.

El primer gol del partido fue a favor del Chelsea, obra del brasileño Ramíres que resolvió con una notable jugada un mano a mano a los 11 minutos.

En la segunda parte, el marfileño Didier Drogba marcó un golazo, tras recibir un pase milimétrico de Lampard y resolver con un tiro esquinado al marco de Pepe Reina a los 52.

Sin embargo, el Liverpool no se dio por vencido y luchó hasta el final, Andrew Carroll marcó un golazo a los 64 y minutos después el atacante conectó un golpe de cabeza que con mucha polémica salvó en la línea Peter Cech.

Este título es la recompensa para el buen trabajo que desplegó Roberto Di Matteo que desde que tomó la dirección del Chelsea ha mejorado el juego y la actitud de sus jugadores.