EFE

El Valencia, que desde el minuto 67 jugó con un jugador menos por la expulsión del argentino Rodrigo de Paul, logró empatar en el 88 por mediación de otro argentino, Lucas Orban, en un partido en el que expuso siempre más que el Sevilla, equipo que se mostró muy reservón y sin ideas.

El equipo del extécnico del Valencia Unai Emery intentó de salida tomar el mando pero sin creación en el centro del campo ante un rival bien armado.

En la segunda parte, el Valencia mantuvo el guión de ser el dominador, aunque ahora por la necesidad de darle la vuelta al marcador, mientras que el Sevilla, para impedirlo, dejó que el adversario tuviera el balón para volver a sorprender a la contra, como lo pudo hacer en el minuto 63 Víctor Machín "Vitolo".

El equipo de Nuno entró así en una fase de atasco en la que no supo crear peligro y además el argentino Rodrigo de Paul, al minuto de ingresar en el campo, fue expulsado (min.67), por darle un codazo a Aleix Vidal, lo que complicó aún más la reacción.

El Valencia, pese a su inferioridad numérica, apretó en la recta final del choque frente a un rival reservón, que tuvo que hacer sus tres cambios por lesiones y que vio peligrar el 1-0, hasta el punto de que el argentino Lucas Orban, que había entrado muy poco antes al campo, logró el empate en el minuto 88 tras rematar con el pecho.

EFE