Al menos 15 personas murieron y 23 han resultado heridas en un atentado suicida contra un convoy de las fuerzas de la Unión Africana (UA) cerca de la capital somalí, Mogadiscio, informaron a Efe testigos presenciales.

El atentado fue reivindicado por la milicia radical islámica somalí Al Shabab, solo una semana después de que el hasta entonces líder del grupo terrorista, Ahmed Godane, muriera en una operación aérea de Estados Unidos, según el portal local de noticias "Somalimemo".

La mayor parte de las víctimas del ataque, que se produjo cuando el vehículo cargado de explosivos colisionó contra dos camionetas militares de la Misión de la UA en Somalia (AMISOM), son civiles, según las mismas fuentes.

La mayor parte de las víctimas son civiles que viajaban en dos minibuses cuando un coche cargado de explosivos colisionó contra un vehículo militar de la Misión de la UA en Somalia (AMISOM), según las mismas fuentes.

Fuentes de Al Shabab declararon al medio somalí que su objetivo era atacar al personal estadounidense que viajaba en el convoy.

Este nuevo ataque se registró sobre las 14.00 horas locales (11.00 GMT) en Afgoye, a una treintena de kilómetros de la capital, dentro de la provincia de la Baja Shabelle.

El pasado sábado, tras confirmar la muerte de Godane, Al Shabab designó a Ahmed Omar, conocido como Abu Ubaidah, como nuevo jefe del grupo terrorista.

Los terroristas llamaron entonces a los clanes y muyahidines de Somalia a respaldar a la yihad contra los infieles en África Oriental.

El Gobierno de Somalia expresó la semana pasada sus temores a una oleada de ataques de los yihadistas para vengar la muerte de Godane en un ataque por un avión no tripulado estadounidense.

Al Shabab, que lucha por instaurar un Estado islámico radical en Somalia, fue incluida en marzo de 2008 en la lista de organizaciones consideradas terroristas por el Gobierno estadounidense.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, caudillos tribales y bandas de delincuentes armados.

EFE