Un día después de que el pleno del Congreso de la República aprobara suspenderlo por 120 días en sus funciones parlamentarias, el congresista Eulogio Amado Romero atribuyó a una “persecución política” las diferentes acusaciones en su contra por su relación con la minería informal en Madre de Dios.

En diálogo con RPP Noticias, no reveló quiénes son las personas detrás de esta presunta persecución aunque dijo que “lo sabrán cuando se procese a estas personas (del gobierno regional) que están haciendo mal uso del dinero de Madre de Dios”.

Además, manifestó que el presidente de la Comisión de Ética del Congreso, Humberto Lay, no dejó que su abogado exponga técnicamente su situación durante las sesiones de ese grupo de trabajo. Asimismo, aseguró que Lay y el legislador Juan José Díaz Dios adelantaron opinión sobre su caso.

“Entonces se ha violentado mi derecho a la defensa a la que todo ciudadano está garantizado por la Constitución”, refirió.

El suspendido legislador indicó que su propuesta para que se derogue el Decreto de Urgencia 012-2010 que dispone el reordenamiento de la minería en Madre de Dios data desde que postuló en 2010 a la presidencia regional.

“No es que beneficie a Amado Romero o a tres o a cuatro personas, sino que beneficia a Madre de Dios y al país”, indicó al tiempo de sostener que el DU en mención es inconstitucional.

Por lo pronto, Romero afirmó que no rehuirá a ningún proceso judicial porque “el que no la debe no la teme” y que seguirá trabajando por la formalización no solo de los mineros artesanales, sino también de los agricultores, ambulantes, transportistas, entre otros.

De otro lado, cuestionado por el apelativo “Comeoro” dijo que lamenta esa apreciación porque “el oro no se come, el oro se trabaja”.