Apelación sobre inhabilitación de Berlusconi inicia el 19 octubre

La tercera sección del Tribunal de Apelación de Milán se encargará de volver a calcular la duración de la pena accesoria de inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos.
Referencial/EFE

El nuevo juicio en apelación para determinar el periodo de inhabilitación al que ha sido condenado Silvio Berlusconi por fraude fiscal en el caso Mediaset comenzará el próximo 19 de octubre, según fuentes judiciales citadas por los medios italianos.

La tercera sección del Tribunal de Apelación de Milán se encargará, como determinó la Corte Suprema el pasado 1 de agosto, de volver a calcular la duración de la pena accesoria de inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos.

El pasado 1 de agosto, el Alto Tribunal confirmó la sentencia en apelación que condenaba a Berlusconi en el marco del proceso por el caso Mediaset a 4 años de prisión, que quedarán reducidos a un año por la ley del indulto

Pero la necesidad de volver a calcular la inhabilitación fue después de que la fiscalía del Supremo solicitase una rebaja de los 5 años dictaminados en apelación al considerar que eran demasiados.

En estos días y hasta principios de octubre, la Junta de Autorizaciones del Senado, que se ocupa de verificar la situación de los parlamentarios, analiza la posibilidad de retirar a Silvio Berlusconi su escaño, tras su condena.

Los jueces del Tribunal Supremo italiano consideraron que fue el propio ex primer ministro quien ideó el mecanismo a través del que se logró producir "efectos de reducción fiscal" ilícitos en favor de las empresas de su propiedad.

Según la sentencia de apelación, Berlusconi habría acumulado cerca 280 millones de euros en fondos "negros" que desvió a empresas no declaradas gracias a la compraventa de derechos televisivos negociados con el productor estadounidense Frank Agrama y por los que no se pagaron impuestos.

Durante todos estos años han prescrito los delitos de fraude fiscal relativos a los años pasados, por lo que la condena se refiere sólo a la evasión de cerca de 7 millones de euros en las declaraciones de la renta de Mediaset en los años 2002 y 2003.

EFE