Causas del bullying y los daños emocionales en el adolescente

¿Qué empuja a los jóvenes a practicar el bullying, una conducta social basada en la burla, el acoso, las amenazas o violencia física y verbal?

Hace unos días los medios de comunicación dieron cuenta de un hecho lamentable ocurrido en la ciudad del Cusco, cuando un adolescente murió degollado a manos de un compañero de aula; y cuando no terminábamos de reponernos de la noticia se conoció otro caso, en la misma ciudad, de un joven salvado de morir asfixiado a causa del maltrato de otros chicos de su clase.

¿Qué empuja a los jóvenes a este tipo de conducta basada en la burla, el acoso, las amenazas o violencia física y verbal?, ¿cuál es el origen de este comportamiento antisocial que no solamente daña a terceros, sino que también afecta emocionalmente al victimario?

Definir las causas de este fenómeno del bullying es bastante complejo y tiene múltiples explicaciones; sin embargo, un punto de partida estaría en el modelo de sociedad que tenemos, donde falta resolver aquellas problemáticas de exclusión social, violencia desde todo punto de vista, falta de valores; y profundizar en un modelo social inclusivo y constructivo que garantice la calidad de vida de las personas.

Todas estas carencias repercuten en la familia, pues es ahí donde se construyen los primeros modelos de comportamiento de la persona y las formas de relacionarse con su entorno social.

Cuando los pequeños están expuestos a situaciones de violencia en el hogar, pueden aprender que en su vida solo existen dos roles: agresor y agredido, o víctima y victimario; y verán en la violencia la única alternativa para canalizar sus emociones y resolver sus problemas.

El maltrato permanente de los padres a sus hijos no solo puede deteriorar la armonía del hogar y el comportamiento del niño en otros entornos, sino disminuir la posibilidad de establecer relaciones positivas, repetir con mayor frecuencia las situaciones de violencia y agresividad, hasta volverla crónica, inclusive. Por lo general, aquellos niños que ejercen violencia en el entorno escolar, son víctimas de algún tipo de violencia en otro contexto.

Otro tipo de violencia es el que se produce en el entorno escolar. Puede haber profesores que se crean expectativas positivas o negativas con respecto a aquellos alumnos que destacan más en clase y prestarles mayor atención, y criticar a aquel grupo de alumnos que ellos consideran lentos para el aprendizaje.

Estas diferencias pueden generar rivalidad, envidia, soberbia o baja autoestima entre los compañeros de clase. Este tipo de relación profesor-alumno, puede ser peligroso en el sentido de ocasionar ansiedad y depresión entre los chicos y chicas, así como de un descenso en el rendimiento escolar.

Otro elemento perturbador, causa del bullying, es que entre los mismos compañeros agredan al que más sabe, al chancón de la clase, que por el simple hecho de destacar en nota y conducta, sea blanco de burlas, apodos y castigos creados por ellos mismos.

Todo este tipo de conducta puede traer serias consecuencias, tanto para la víctima como para el victimario. En el caso del primero puede perder interés por los estudios para ya no seguir siendo acosado; volverse retraído, tener problemas de sueño o trastornos psicosomáticos, aumentar su ansiedad, y en casos extremos tener pensamientos suicidas y llevarlos a cabo.

Los agresores pueden convertirse posteriormente en delincuentes. Al ser reconocidos como tales vivir en constante frustración, ya que se le hará difícil convivir con los demás niños o con los de su entorno. Por más esfuerzos que realice, pensará que nada vale la pena para retomar las relaciones positivas y de convivencia con sus demás compañeros.

¿Qué hacer cuando el niño o niña es víctima de bullying? En primer lugar, si el chico se queja de acoso, creerle; apoyarle y darle toda la confianza del caso para que exprese lo que está sintiendo. Igualmente, la escuela debe estar al tanto de lo que ocurre dentro de sus aulas y solucionar los problemas que ocurran dentro de ella.

En ningún momento se debe tratar de culpabilizar al niño agredido. Él solo es una víctima de la situación. Tampoco pedirle que se “defienda” de la misma forma, ya que propiciar una pelea entre los chicos puede servir de justificación para que continúen los maltratos.

La víctima debe tener claro que debe pedir ayuda cuando lo amenacen y contarle a un adulto cuando sufra este tipo de maltratos. Los padres, la escuela y la comunidad deben enseñarle a los chicos estrategias asertivas que le permitan afrontar con inteligencia opiniones contrarias a la suya.


**************
Si deseas hacer alguna consulta sobre este tema, entonces no dejes de participar a partir de las 4:30 de la tarde, que el Dr. Leopoldo Caravedo atenderá todas tus inquietudes sobre este tema.
**************
Deja tu comentario, no mayor de seis líneas, indicando tu edad, para que sean respondidos en el programa. Recuerda, los textos muy extensos no serán publicados ni resueltos durante el programa. Recuerda ser preciso en tu consulta.
**************
Para participar en Era tabú o comentar nuestros temas, puedes llamarnos a los números: 212-4100, 212-7165 y desde provincias gratis al 080013140.
**************
Era Tabú de lunes a viernes a partir de las 4.30 de la tarde por RPP Noticias.
**************
Si eres oyente de Era Tabú, no te olvides de seguirnos también por el Facebook. Ingresa a Era tabú y da clic a Me Gusta.
**************
Producción: Amelia Villanueva Ramirez
T: 215 0200 (2434)
E-mail: avillanueva@gruporpp.com.pe
Paseo de la República 3866, San Isidro