COP20: Indígenas piden participar en sistemas de vigilancia de bosques

Grace Balawag, representante de Tebtebba, de Filipinas, subrayó que los indígenas deben tener una "participación plena" en la implementación de las salvaguardas.

La Alianza Global de los Pueblos Indígenas sobre el Cambio Climático y el Desarrollo Sostenible reclamó hoy participar en los sistemas de monitoreo de los bosques y que se tengan en cuenta sus conocimientos tradicionales, en el marco de la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP20).

Esta Alianza, integrada por 17 organizaciones de 13 países de América Latina, África y Asia y presente desde 2009 en las conferencias sobre cambio climático, subrayó que el valor del bosque no debe medirse solo "en relación a cuánto carbono representan".

Representantes de estas organizaciones explicaron hoy en una rueda de prensa en Lima que, entre los acuerdos adoptados en la COP16, realizada en Cancún (México) en 2010, se incluyeron una serie de salvaguardas para evitar daños sociales o ambientales en los programas y proyectos REDD, un mecanismo para evitar la deforestación y degradación de bosques.

Grace Balawag, representante de Tebtebba, de Filipinas, subrayó que los indígenas deben tener una "participación plena" en la implementación de las salvaguardas.

Los representantes de esta Alianza pidieron que los informes sobre las salvaguardas que los Estados deben presentar ante la ONU incluyan "indicadores sobre la biodiversidad y su uso, la salud de nuestros pueblos y la titulación de nuestros territorios".

Por su parte, Mina Setra, representante de Aman, de Indonesia, consideró que el reto actual es "cómo convertir en realidad" los documentos que se debaten en las conferencias de cambio climático, porque sobre el terreno "no se ha modificado la situación".

El representante de Ilepa, de Kenia, Kimaren Ole Riant, pidió poner "rostro humano a las negociaciones" de la COP20 y lamentó que se pierden muchas vidas debido a los efectos del cambio climático.

El objetivo principal de la cumbre de Lima, que concluirá el próximo 12 de diciembre, es pactar un documento base sobre la reducción en la emisión de gases de efecto invernadero que deberá ser aprobado en la COP21 del próximo año, a realizarse en París, y que sustituirá a partir de 2020 al protocolo de Kioto.

EFE