Corredor Azul: frecuencia de llegada de buses continúa inestable

Los usuarios expresan su malestar por la demora de los buses, cuya frecuencia de llegada a los paraderos puede variar entre 3 a 10 minutos.
Andina

La frecuencia de llegada de los buses a los paraderos del Corredor Azul sigue siendo inestable, a pesar de que han pasado cuatro meses desde el inicio de las operaciones de este sistema de transporte urbano masivo de pasajeros.

En un recorrido realizado por la agencia Andina, se observó que el tiempo de llegada de las unidades a los paraderos puede variar entre 3 y 10 minutos.

Por ejemplo, en el paradero España, uno de los que registra mayor demanda en la avenida Garcilaso de la Vega, se apreció que tres buses llegaron una tras otro, pese a no ser hora punta, pero luego pasaron más de 3 minutos para que vuelva a aparecer otro.

Pasaron los minutos y en este mismo paradero los usuarios tuvieron que esperar hasta 10 minutos, generando malestar y las quejas ante esta irregularidad en el servicio.

"¿Para qué anuncian que los buses llegarán en un minuto de diferencia? Si no pueden controlar a los choferes y trabajar bien, que no hagan promesas en vano", reclamó un pasajero.

La misma realidad se puede sentir en los paraderos de Cuba y Segura, ubicados en la avenida Arequipa, donde el tiempo de espera no cumple con lo indicado oficialmente por el municipio capitalino.

Otro punto que generó molestias en los usuarios fue que hay algunos conductores que no se detienen en los paraderos establecidos, los que están señalados con las rutas 301, 302 y 303.

Ante esta situación, los inspectores de la Municipalidad de Lima se limitan a apuntar las placas y pedir a los usuarios que mantengan la calma, ofuscados ante estos hechos.

Cabe resaltar que estos problemas se presentan desde el funcionamiento del Corredor Azul, a fines de julio pasado, y que los representantes de Protransporte anunciaron medidas para solucionar estos inconvenientes en la frecuencia.

ANDINA