La actriz alemana Johanna Wokalek acapara la atención de la crítica de su país, rendida a su interpretación como protagonista en "Die Päpstin" ("La Papisa"), dirigida por Sönke Wortmann, que hoy llega a las pantallas de cine germanas.

Wokalek, que accedió al papel tras descolgarse Franka Potente, una de las actrices alemanas más internacionales, suma la lluvia de elogios por su andrógina interpretación de la papisa Johanna, a los halagos que ya recibió al encarnar a la terrorista Gudrun Ensslin en "Der Baader-Meinhof Complex".

De rasgos angulosos, Wokalek, de 34 años, ha pasado de la intensa Ensslin a un personaje hombruno y circunspecto. Según el diario "Der Tagespiegel", lo más valioso del film son "los ojos llenos de alma" de Wokalek, a quien describen como un valor al alza del cine alemán.

La crítica seria y la prensa popular coinciden en los elogios a la capacidad de Wokalek para cambiar de registro y para dotar a su personaje de la moderación y recato necesarios. "Irradia desde su interior con una extraña intensidad", apunta el diario "Bild".

Basada en el "best-seller" homónimo de la estadounidense Diana W. Cross y rodada en inglés, la cinta germano-británica narra la vida de Johanna de Ingelheim, quien aprende a leer a escondidas de su tiránico padre, finge ser un hombre para acceder al conocimiento monástico y se convierte en el máximo pontífice Johannes Anglicus.

El filme está producido, por parte alemana, por Constantin Film, responsable de algunas de las películas alemanas de más reciente éxito como "Der Baader-Meinhof Complex" ("R.A.F. Facción del Ejército Rojo" en su traducción al castellano).

La novela salió a la venta en Alemania en 1996 y desde entonces se han vendido cerca de 5 millones de ejemplares en ese país.

Wokalek comparte elenco en el filme con John Goodman, en el papel del Papa Sergio, y con David Wenham -Faramir en "El señor de los anillos"-, como conde Gerold, protector y luego amante de Johanna.

Los halagos a Wokalek han coincidido también con las críticas historicistas a la trama de "La Papisa", más alusivas a la novela que a la película, que le reprochan un escaso rigor histórico y su cariz de leyenda sin fundamento.

-EFE