La reina Isabel II de Inglaterra fue dada de alta hoy del hospital de Londres en el que permanecía ingresada desde ayer domingo debido a una gastroenteritis.

La soberana, que el mes próximo cumplirá 87 años, ha estado internada apenas 24 horas para ser examinada por los médicos después de que, el viernes, se anunciase que padecía síntomas de esa dolencia estomacal.

Ante la expectación de numerosos fotógrafos y periodistas, Isabel II salió por su propio pie del hospital King Edward VII, en el centro de Londres, y se metió en un vehículo Bentley para ser trasladada a su residencia.

EFE