RPP

Científicos de África del Norte y el Cercano Oriente se capacitaron en procesos de producción, cosecha y poscosecha de la quinua en el Perú, dentro del esquema de cooperación sur-sur, promovida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés).

De esta manera, expertos agrónomos de Mauritania, Sudán, Egipto, Irán y Líbano recorrieron campos de cultivo de quinua en zonas del Perú para evaluar las mejores prácticas en la introducción de este producto agrícola en sus países.

Ellos evaluaron los cultivos que se realizan en zonas que guardan estrecha similitud con las condiciones agroecológicas de sus países, en zonas con déficit de agua y suelos salinos, con el fin de intercambiar conocimientos en la lucha contra la inseguridad alimentaria.

El representante de la FAO en el Perú, John Preissing, enfatizó la importancia y el compromiso de su organismo internacional “para fortalecer la cooperación entre países que comparten desafíos similares” en su lucha contra el hambre, y que poseen condiciones geográficas y climáticas comunes.

Indicó que la FAO impulsa de este tipo de cooperación entre regiones emergentes para promover el progreso agrícola y alcanzar la reducción de la pobreza y el hambre.

Por su parte, el Perú, a través de su Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), puso a disposición de los agrónomos visitantes expertos nacionales que compartieron prácticas y tecnologías para la implementación exitosa de proyectos relacionados con variedades comerciales de quinua en sus países.

La FAO refirió que en el mundo, 805 millones de personas padecen hambre y la quinua tiene un gran potencial para revertir esa situación.

El consumo de quinua contribuye a mejorar el estado nutricional, diversificando la dieta, con mayor cantidad y mejor combinación de nutrientes (proteínas, vitaminas, minerales y fibra).

ANDINA

Sepa más: