Foto referencial/EFE

El actor mexicano Gael García Bernal, protagonista de "No", la primera cinta chilena que aspira a un Óscar, asegura que después de ver la película "dan muchas ganas" de que lo sucedido en Chile en 1988 "fuera parte de la historia de tu país, de cualquier país".

"Es un "no más". La película misma es una campaña no solo contra Augusto Pinochet sino contra la realidad que vivimos ahora. En todos lados donde estrenamos, quizá también suceda aquí en España, hay una sensación directa de que ojalá hubiera un "no más", "no más impunidad", "no más corrupción"", señaló en declaraciones a Efe.

El actor, y el director de la cinta, Pablo Larraín, estuvieron en Madrid para promocionar el estreno de "No", en la que se cuentan las bambalinas de la campaña por el "no" en el plebiscito que cuestionaba la continuidad del general Pinochet en el poder.

"El mundo entero anda como en esa adolescencia de la democracia, que criticamos porque ha sido muy pervertida y porque el objetivo se ha vuelto ganar elecciones y no el intercambio real de ideas, la confrontación inclusive: importa más cómo se vende, y ahí es donde "No" tiene esa conexión, porque se siente que habla de lo que sucede en cada país en este momento", reflexionó el actor.

En la película, García Bernal interpreta a un publicista exiliado que regresa a Chile -"me resultó muy complicado conseguir el acento chileno", reconoció-, para participar en una campaña que unos veían amañada, y que para otros podía legitimar al dictador como demócrata.

"No sé cómo hubiera reaccionado de haber estado allí, pero te aseguro que me emocioné cuando hicimos el rodaje, todos nos creímos que la alegría llegaba ese día", reveló García Bernal.

Porque "No" es una película política, pero también es graciosa, tensa y muy emocional; de hecho, Larraín confesó que con esta tercera toma de su visión del Chile contemporáneo, tras "Tony Manero" (2008) y "Post Mortem" (2010) -"no digas trilogía, que suena pretencioso", pide el transparente director chileno-, ha tenido "suficiente".

EFE