EFE

La actriz británica de origen ruso Helen Mirren recibió hoy el Globo de Cristal de Karlovy Vary por su contribución al mundo de la cinematografía, momento que aprovechó para recordar a Nora Ephron y hablar en favor de las mujeres cineastas.

"Espero que este momento sea el final de una vida y el principio de otra. Estoy determinada a tener otras tres vidas, y hablando de vidas: esta semana hemos perdido una mujer muy impresionante de la industria del cine: Nora Ephron", recordó Mirren.

La londinense resaltó el papel de Enphron "en la industria", así como de otras mujeres que participan en ella. "Cuando yo empecé, había muy pocas directoras, no había mujeres en el plató cuando te quitabas la ropa, y era más difícil", recordó.

La cosa está cambiando desde los últimos cinco años, continuó Mirren, ya que "ahora hay incluso mujeres electricistas, y están en los jurados. Hace quince años no era el caso".

Pero constató que "no se ha hecho lo suficiente todavía. No sé cuántas presentan películas en este festival. Espero que si vengo en cinco años, por lo menos el 50 por ciento de las películas sean dirigidas por mujeres. Pero querría que fuera el 85 por ciento".

Mirren se mostró conmovida tras recoger, de manos del presidente del festival de Karlovy Vary, Jiri Bartoska, el prestigioso Globo de Cristal de este certamen, en una ceremonia a la que acudió con su marido, el director Taylor Hackford.

De familia aristocrática procedente de la Rusia de los Zares, Mirren nació en Londres en 1945, a donde los suyos se exiliaron tras la revolución soviética.

Apasionada de la obra de William Shakespeare, interpretó desde el inicio de su carrera artística numerosas obras clásicas en el teatro, como "Troilo y Crésida", "Hamlet", "Macbeth", todas ellas del bardo de Stratford upon Avon y, desde sus 20 años, forma parte de la Royal Shakespeare Company.

Mirren, cuyo nombre de pila es Ilyena Vasilievna Mironova, inició su trayectoria como actriz de cine a finales de la década de 1960, trabajando a las órdenes de realizadores como Peter Greenaway, Peter Weir y Robert Altman.

Pronto se mostró como actriz desinhibida, y comenzó a desarrollar personajes dotados de gran sensualidad y carga erótica, como hizo en "Herostratus", de Don Levy, el drama "La edad del consentimiento", penúltima obra de Michael Powell, y "Calígula", a las órdenes del italiano Tinto Brass.

Su primera nominación al Óscar llegó en 1994, con "La locura del rey Jorge" (premio a la mejor interpretación femenina en Cannes en 1995), dirigida por Nicolas Hytner; y la segunda, en 2001, por un papel secundario de ama de casa en la comedia de "Gosford Park", del estadounidense Altman.

Pero fue en 2005, con "La Reina", donde Mirren da vida a Isabel II de Inglaterra en el largometraje de realizador Stephen Frears, cuando logró su primera estatuilla de Hollywood.

Su última nominación al Óscar fue en 2009, en "La última estación", donde encarna a la mujer del escritor ruso León Tolstoi, en una película dirigida por Michael Hoffman.

Mirren fue nombrada Dama del Imperio Británico en 2003 por la reina Isabel II de Inglaterra.

EFE