Morgue File

La manifestación de la libido durante la niñez se refiere a los impulsos que desde pequeños suceden para mostrarle al ser humano abiertamente su sexualidad. Los especialistas consideran normal las manifestaciones de la libido en la niñez de acuerdo a dos puntos: según la edad en que se desarrollan y la frecuencia con la que ocurren. Cuando sobrepasan esos dos parámetros, se pueden considerar una anormalidad. Mientras tanto, las manifestaciones de la libido sirven para que el niño conozca y aprenda sobre su cuerpo.

Los instintos sexuales del hombre existen desde su nacimiento. Según Sigmund Freud, dentro de sus estudios sobre el psicoanálisis, los impulsos sexuales de ser humano empiezan a manifestarse a partir de la niñez. Los niños van desarrollando manifestaciones de su libido dentro de diferentes etapas de su crecimiento.

De acuerdo a lo que indica Freud en su teoría, los impulsos sexuales en la época inicial del ser humano son “perversos polimorfos”. Son “perversos” porque tratan de obtener un placer sexual sin el fin natural de la procreación, y “polimorfos” debido a las diferentes formas que adoptan para ello.

Los juegos sexuales que ocurren durante la niñez están relacionados con la exploración de los niños, pues se realizan con el fin de conocer su propio cuerpo y por la curiosidad de ir descubriendo lo que está pasando con ellos y su entorno. Por ejemplo, a los 4 años es normal que jueguen al médico, al papá y la mamá. Se interesan por mirar el cuerpo de ellos y el ajeno. Estas manifestaciones pueden durar hasta los 10 años sin que sean anormales.

Los padres deben preocuparse cuando la exploración del cuerpo se hace en forma compulsiva e interrumpe sus actividades diarias. Por ejemplo, una niña que frecuentemente se toca su vagina o juega con la silla o la cortina para darse placer. Si se logra distraer esa actividad en forma natural, llevándola a otra inquietud es algo que no debería preocupar. Pero de lo contrario, si es un comportamiento muy frecuente, se podría tratar de un comportamiento ansioso no adecuado.

Hay conductas adecuadas para cada edad. Entre los 2 y 5 años es normal que el niño o niña quiera tocar los pechos de la mamá. Este comportamiento debe ir disminuyendo hacia los 7 y 9 años. Otro ejemplo, entre niños de 2 a 5 años es frecuente que se paren cerca de otros niños y que se froten entre ellos. También hay otros menores que, a dicha edad, son exhibicionistas y les gusta andar sin ropa y tocarse. Asimismo, hay niños a quienes les gusta dar besos y abrazos a otros niños de su misma edad.

Es fundamental que a toda edad, los padres entreguen la orientación con la naturalidad correspondiente, especialmente cuando se sorprende al niño en plena exploración de su cuerpo. El consejo en ese caso es conversar con el niño o niña para incentivar las preguntas que él quiera efectuar para poder educarlo en cuanto a su sexualidad.

****************
Si deseas hacer alguna consulta sobre este tema, deja tu comentario. Aquellos comentarios y consultas que tengan más de 8 líneas nos serán publicados, ni resueltos durante el programa. Recuerda ser preciso en tu consulta y colocar tu edad.

****************
No te pierdas al Dr. Fernando Maestre en Era Tabú de lunes a viernes a las 4.30 de la tarde por RPP Noticias.

****************

Síguemos en Facebook: facebook.com/EraTabuRPP