México exige aclarar con celeridad el ataque a turistas en Egipto

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha pedido que se establezcan responsabilidades en este caso.

El Gobierno de México exigió a su homólogo egipcio un pronto esclarecimiento del ataque por parte de fuerzas de seguridad a turistas mexicanos en el país árabe que se saldó con doce muertos, entre ellos al menos dos mexicanos.

México "ha demandado al Gobierno egipcio una investigación exhaustiva, a fondo y expedita de lo ocurrido que establezca responsabilidades", dijo hoy el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en un evento público en la capital del país.

El mandatario reveló que 14 turistas mexicanos fueron víctimas de este "trágico y lamentable" ataque perpetrado cerca del oasis de Bahareya, en el desierto occidental de Egipto.

Hasta el momento se han confirmado dos muertos y seis heridos.

El Gobierno egipcio elevó a 12 los fallecidos y diez los heridos, pero no precisó cuántos de ellos son mexicanos, mientras que fuentes cercanas a las víctimas y el sindicato egipcio de guías turísticos cifró en ocho los ciudadanos de este país que perdieron la vida.

Por el momento sólo se conoce la identidad de una de las víctimas fatales mexicanas. Se trata de Fernando José Bejarano Rangel, de 41 años, un músico y chamán (curandero) originario del occidental estado de Jalisco, conocido por su trabajo en favor de comunidades indígenas y definido por sus allegados como "un hombre en paz".

Esta era la segunda vez que Bejarano Rangel visitaba Egipto, en un viaje que fue organizado por su madre, Marisela Rangel, de 63 años, quien resultó herida en el ataque y se encuentra internada en un hospital, sin que sus familiares tengan detalle de su estado de salud, contó la hermana del fallecido, Gabriela Bejarano.

Según Gabriela Bejarano, se trataba de un grupo de 15 mexicanos, 12 de ellos de Jalisco, que desde el 11 de septiembre llevaban a cabo un viaje que su madre organizaba "entre amigos" desde hacía 10 años.

EFE