Narcotraficantes operan a perros para sacar droga del Callao

Giussepe Tombolan Gonzales tenía dos perros con cortes en el estómago. Cuando los canes fueron operados, se les encontró once cápsulas de droga.

Las mascotas tampoco se salvan de los inescrupulosos narcotraficantes que, en su afán de comercializar droga, fueron capaces de utilizarlos como “burriers” al introducir cápsulas con cocaína en sus estómagos. El ciudadano ítalo-mexicano, quien sería autor del hecho, fue intervenido en un hotel por el Escuadrón de Emergencia del Callao y personal antidrogas.

Se trata de Giussepe Tombolan Gonzales, de 22 años, quien se encontraba hospedado en el quinto piso del hotel El Caribe. Él fue intervenido este jueves cuando pretendía trasladar a dos perros que tenían cápsulas de droga en sus estómagos.

El general Miguel Basilio, director de la Región Policial Callao, contó que pudieron detener al sujeto producto de un operativo que busca brindar seguridad al visitantes extranjeros de la COP20 que se desarrolla en Lima.

“Hemos encontrado a este sujeto de nacionalidad ítalo-mexicana en una habitación del Hotel El Caribe. El personal policial avistó envoltorios de plástico conocidos, que generalmente se usan para envolver droga”, contó el efectivo.

El coronel señaló que se encontró residuos de sangre en la habitación y que el presunto narcotraficante dijo que le pertenecía a dos perros de raza San Bernardo que había traído.

Los perros fueron hallados en mal estado en la azotea del hotel. “Al hacerles la revisión física, hemos visto que tenían cortes en la barriga”, señaló coronel de la Policía.

Los animales fueron llevados a un local de la Policía Canina, dónde fueron operados por los veterinarios. Ahí se encontró 5 cápsulas, en el perro macho; y 6, en el vientre de la hembra. En total fueron 2940 gramos de clorhidrato de cocaína.

El detenido contó que estuvo en compañía de otro sujeto de nacionalidad mexicana y veterinario de profesión que regresó a su ciudad.

Giussepe Tombolan será investigado por tráfico ilícito de drogas, mientras que los canes se encuentran en un local la Policía Canina y se espera que sobrevivan, aunque su situación es crítica.