La embajada de Perú en China y el Instituto Cervantes de Pekín conmemoraron hoy el 400 aniversario de la publicación de la obra "Comentarios Reales de los Incas" del escritor inca Gómez Suárez de Figueroa, apodado Garcilaso de la Vega (1539-1616).

En el acto, celebrado hoy en Pekín, la corresponsal peruana Patricia Castro y el traductor de las obras de Garcilaso al chino, Bai Fengsen, destacaron la figura del escritor como "un personaje muy globalizado".

Castro aseguró que su obra puede considerarse fundacional, con la que nace la literatura peruana, y resaltó que el escritor vivió entre dos mundos de encuentros y desencuentros, puesto que su madre era quechua y su padre un capitán español.

La periodista subrayó cómo Garcilaso "juntó dos mundos sin renunciar a ninguno de ellos" e hizo una comparación con un hecho que se da en la actualidad, el del mestizaje entre los chinos nacidos en Perú o fruto de la unión entre chinos y peruanos.

Por su parte, el profesor Fengsen explicó que traducir la obra de Garcilaso de la Vega le llevó cinco años, puesto que fue un proceso en el que se tropezó con muchas dificultades y que además se trataba de una obra muy voluminosa.

"Un traductor para hacer bien su trabajo debe contar con riquísimos conocimientos del país al que se refiere la obra, no se trata sólo de estudiar castellano, sino también la historia, la geografía, la literatura y la cultura de todos los países de América Latina", destacó Fengsen.

Garcilaso de la Vega, al que se le considera el primer escritor mestizo de América, trató durante toda su obra de unir lo mejor de dos mundos tan diferentes, que empezó a descubrir desde su primer viaje a España en 1560, hasta su muerte en 1616.

En 1586, inició la escritura de su obra más conocida, los "Comentarios Reales de los incas", una amplia narración de la historia del Perú hasta ese momento, con una primera parte dedicada al pasado prehispánico y la segunda, a la conquista y las guerras civiles, publicándose en 1609 y 1617 respectivamente.

 

EFE