El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha entrado en un coma inducido, según fuentes consultadas por el diario español ABC.

El rotativo afirma que los signos vitales del mandatario están muy debilitados y mantenidos gracias a la asistencia artificial del coma inducido.

Su desconexión estaría programada y solo se espera la decisión de la hija de Chávez. “Esa desconexión, con resultado previsible de fallecimiento, podía producirse en cualquier momento”, refiere ABC.

Las funciones vitales del gobernante venezolano estarían asistidas artificialmente luego de la operación a la que fue sometido el 11 de diciembre en el hospital de La Habana (Cuba), donde se encuentra internado.

La intervención fue para extirparle cuatro cultivos cancerígenos de pelvis e intestino, pero una biopsia llevada a cabo durante la cirugía también detectó células cancerígenas en las paredes internas del intestino y en la vejiga. Al presidente venezolano le fueron extraídos 43,4 centímetros de intestino delgado.

De acuerdo con fuentes de inteligencia con acceso a su equipo médico citadas por el medio español, Chávez tendría colocado un «ano contra natura», es decir, un cateter artificial colocado a un costado del abdomen con introducción en el intestino delgado, y su alimentación sería vía intravenosa debido a la extracción de casi medio metro de intestino.

También sus funciones respiratorias se encontraban asistidas artificialmente tras la traqueotomía a la que fue sometido por una infección que motivó la retención de líquido en los pulmones. Ese cuadro se completa con insuficiencia renal.

ABC además precisa que la operación comprobó que la metástasis en hueso y médula espinal seguía progresando a paso constante. “En condiciones normales esto hubiera requerido probablemente un próximo trasplante de médula, pero su estado ya tan deteriorado no ha permitido más actuaciones”, señalan.