Prensa mexicana exigen protección a revista amenazada por criminales

Editores del Semanario Zeta, en la ciudad de Tijuana, fueron víctimas de amenazas telefónicas provenientes de sujetos que se identificaron como parte de un grupo criminal.

Medio centenar de medios de comunicación mexicanos demandaron hoy en un comunicado conjunto "garantías para el ejercicio periodístico" en el Semanario Zeta, con sede en Tijuana, que ha recibido amenazas de un grupo criminal.

Así lo señala un comunicado remitido hoy desde el Observatorio de los Procesos de Comunicación Pública de la Violencia (Opcpv), un organismo de autorregulación formado por comunicadores que en conjunto poseen 715 empresas periodísticas en el país.

"El pasado 22 de febrero editores del Semanario Zeta, en la ciudad de Tijuana, Baja California (noroeste de México), fueron víctimas de amenazas telefónicas provenientes de sujetos que se identificaron como parte de un grupo criminal", detalla el mensaje del Observatorio.

Los medios condenaron las amenazas y expresaron su solidaridad con los periodistas del Semanario Zeta y señalaron que "el intento de acallar a un medio de comunicación constituye una afrenta contra el gremio periodístico y la sociedad en su conjunto".

"Exigimos a las autoridades federales, estatales y municipales tomar de manera urgente todas las medidas necesarias para que reporteros y editores del Semanario Zeta puedan continuar realizando su labor informativa en condiciones que garanticen su vida e integridad", agregaron.

El Opcpv se rebela contra "la imposición del silencio como mecanismo de supervivencia" en México, y sostiene que "investigaciones periodísticas como las que el Semanario Zeta realiza son imprescindibles".

"Demandamos que se lleven a cabo las diligencias necesarias para castigar a los responsables de estos actos de intimidación", añade el mensaje del observatorio.

Recuerda que esta publicación lleva 30 años acosada por distintos grupos que se sienten amenazados por su labor periodística, una situación que hasta ahora se ha cobrado la vida "de tres de sus colaboradores".

El Opcpv supervisa el Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia (Aciv), suscrito el 24 de mayo de 2011 por profesionales y empresarios de los medios de comunicación mexicanos.

Dicho convenio pretende "consignar los hechos con valor periodístico y a la vez limitar los efectos estrictamente propagandísticos de los mismos" en México.

Por otra parte, la Fundación para la Libertad de Expresión de México (Fundalex) emitió un comunicado denunciando que el pasado 23 de febrero fue agredido el periodista Antonio Heras Sánchez en Mexicali, a pocos kilómetros de Tijuana.

Por ello demandó una investigación "ágil, expedita y apegada a derecho" sobre lo sucedido en la capital de Baja California a las autoridades de ese estado.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México, un organismo con funciones de Oficina del Defensor del Pueblo, sostiene que en este país han sido asesinados desde 2000 hasta la fecha 75 periodistas, nueve de ellos en 2011, y varios han desaparecido.

El pasado octubre el relator de la ONU para la libertad de expresión, Frank La Rue, aseguró que México "ocupa el primer lugar en violencia contra periodistas en el continente" americano, y "el quinto" en la medición mundial de Naciones Unidas.

EFE