La primera jornada de la VI Cumbre de las Américas concluyó en Cartagena de Indias sin acuerdo sobre Cuba, Malvinas y drogas, en secreto y en medio del silencio del Gobierno colombiano, anfitrión de esta cita que reúne a 31 gobernantes del continente.

La cita comenzó al mediodía de este sábado con un acto abierto a la prensa, en el que presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, puso sobre la mesa uno de los temas más espinosos, la inclusión de Cuba en las siguientes citas continentales.

"No podemos ser indiferentes a un proceso de cambio al interior de Cuba, que es reconocido, y ese cambio debe continuar. Es tiempo de superar la parálisis que lleva a la terquedad, por el bien del pueblo cubano", manifestó Santos ante sus invitados, entre ellos el estadounidense Barack Obama.

Y les pidió "tender puentes" para superar las diferencias porque, a su juicio, el embargo impuesto por Washington hace más de 50 años a la isla caribeña ha sido "ineficaz".

Poco antes del inicio de la cumbre, Obama había dicho en el Foro Empresarial de las Américas que el caso cubano le hacía sentirse en la era de la "Guerra Fría", pese a que en esos años "ni siquiera había nacido", y afirmó que "ese no es el mundo en el que vivimos hoy".

Pero también dejó claro que Cuba es un país "antidemocrático" y que no cumple con los requisitos para estar en las cumbres.

Tras la inauguración, los gobernantes celebraron una plenaria sin acceso a los medios, de la que solo se supo por algunos presidentes y ministros que contaron detalles a los periodistas, los suficientes para entender que no había acuerdos sobre los temas sensibles.

Mientras el Gobierno colombiano guardaba silencio, el canciller de Perú, Rafael Roncagliolo, declaró en una rueda de prensa junto al presidente Ollanta Humala, en la que confirmó que el anfitrión, Santos, tenía en su mano incluir finalmente los temas sensibles en la agenda.

Y es que la inclusión de Cuba en las próximas cumbres y el apoyo a la soberanía argentina sobre las islas Malvinas son asuntos que "en la reunión de cancilleres no se pudieron resolver y han pasado a manos de los jefes de Estado", reconoció Roncagliolo.

A su turno, Humala habló de una "agenda positiva", entre otros motivos porque se debatió sobre la inclusión de Cuba en la próxima cumbre, al calificar ese hecho como lo "correcto" porque se debe "incluir a todos".

El boliviano Evo Morales, uno de los pocos presidentes de la Alianza Bolivariana (ALBA) que asistieron a esta cumbre fue el que puso el dedo en la herida: "todos los países de América Latina quieren que esté Cuba, pero hay una imposición, una dictadura que no lo acepta".

En una rueda de prensa insistió en que "no es posible ni democrático" que un solo país niegue el reclamo de la mayoría de las naciones de Latinoamérica, cuyos gobiernos, explicó, le plantearon el asunto directamente a Obama.Morales dijo sentirse "decepcionado" con Obama y también con el Gobierno de Colombia por no haber permitido a los periodistas seguir en directo la plenaria de la cumbre.

Y adelantó que si bien asistirá este domingo a la segunda jornada de la cumbre, que consiste en un retiro privado de presidentes, no cree que "sea útil" porque estas cumbres se encuentran en "una etapa de desintegración" a causa de la negación de EE.UU. a reconocer el sentimiento latinoamericano.

Un hecho que evidenció esa situación es que mientras se desarrollaba la plenaria, la ALBA difundió un comunicado en el que anunciaba la decisión de sus miembros de no asistir a las próximas Cumbres de las Américas si Cuba sigue excluida.

Y después de que en Cartagena estuvieran ausentes tres presidentes de los ocho países que la integran: el ecuatoriano Rafael Correa, el nicaragüense Daniel Ortega y el venezolano Hugo Chávez.

La Casa Blanca también informó sobre el desarrollo de la plenaria, en la cual Obama anunció que aumentará la cooperación y destinará más de 130 millones de dólares este año a la seguridad en Centroamérica.

Los presidentes centroamericanos habían celebrado una reunión antes del inicio de la cumbre para buscar consenso en torno a las drogas, un flagelo que afecta especialmente a esta región y que constituye otro tema sensible de la cumbre.

Al término de la primera jornada de la cumbre, los 31 presidentes se desplazaron a la Casa de Huéspedes, la residencia del presidente Santos en Cartagena, para celebrar una cena de gala.

PRESIDENTE HUMALA EN LA CUMBRE

El presidente Humala se mantenía informado de los últimos acontecimientos en el país y a través de  RPP Noticias confirmó el rescate de los 36 trabajadores secuestrados por narcoterroristas en Kepashiato (Cusco). Humala calificó la operación de impecable, aunque reconoció que había un costo sin precisar el número de muertos ni de heridos.

Desde Cartagena de Indias, el mandatario aseguró que los delincuentes terroristas serían perseguidos hasta ser atrapados y llevados a la cárcel.

Durante su exposición, Humala Tasso afirmó que el Perú es una puerta de oportunidades en América Latina para las inversiones de largo plazo, con reglas claras, que generen desarrollo y respeten el medio ambiente.

Humala también aprovechó la Cumbre para sostener reuniones bilaterales con sus homólogos de Chile, Estados Unidos, Canadá y Costa Rica.

La cita con Sebastián Piñera sirvió para sellar un acuerdo de desminado conjunto de la frontera Perú-Chile con la contratación de un tercero. De esta manera, ambos jefes de Estado daban por superado el problema que surgió hace unos meses que motivó una nota de protesta por la incursión de militares chilenos en territorio peruano sin permiso.

Humala abordó con el presidente Barack Obama diversos temas como la lucha antidroga y la cooperación en el ámbito educativo. "Estados Unidos también reconoce que hay una corresponsabilidad y tiene que trabajar de la mano con los países donde se produce la droga”, declaró en conferencia de prensa.