El golpe es rápido, suele ser limpio, y al final los ladrones se llevan millonarias sumas.

A lo largo de la historia se han producido grandes robos que han permitido a sus realizadores ser recordados durante años.

Tras el robo este lunes de un cargamento valorado en 350 millones de euros en el aeropuerto internacional de Bruselas, estos son otros grandes atracos de los últimos años.