El escritor Mario Vargas Llosa quien se encuentra en Estocolmo a fin de recibir el galardón que otorga la Academia Sueca, consideró que hay un precio que pagar por las experiencias agradables de la vida.

Natural de Arequipa, el autor de "La tía Julia y el escribidor", dijo que pese a quedarse sin voz y sufrir una caída, “el hecho de que estén aquí tantos amigos y parientes celebrando conmigo enriquecen mucho la experiencia”.
 
En declaraciones a ‘América Noticias’, el Premio Nobel de Literatura 2010 comentó, respecto a su discurso del martes, que “uno tenía que hablar de si mismo, explicar las buenas cosas que me han pasado, referirme a las buenas gentes que me han rodeado sin las cuales otra hubiera sido mi vida”.

Respecto a la mención especial efectuada a su esposa, Patricia, Vargas Llosa agregó que terminó muy conmovido, “cosa que no me suele ocurrir”.