Cuando todavía está presente la tragedia que envolvió al ex mariscal de campo de los Titanes de Tennessee y Cuervos de Baltimore, Steve McNair, asesinado por su novia, que luego se quitó también la vida, otra ex figura del deporte profesional, el púgil Vernon Forrest, fue muerto a balazos.

Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana en la ciudad de Atlanta, donde residía el ex campeón del mundo en dos divisiones, un nativo de Augusta (Georgia).

Forrest, de 38 años de edad, fue asesinado a balazos cuando le intentaron robar su automóvil, declaró el promotor Gary Shaw.

La radio WSB en Atlanta fue la primera en informar del tiroteo, citando información de un portavoz de la policía local, que explicó también que el ex campeón del mundo recibió al menos siete u ocho impactos de bala, incluido uno en la cabeza, mientras perseguía a los ladrones.

El suceso se dio en una gasolinera, donde Forrest había parado para ponerle aire a las ruedas de su automóvil, un modelo Jaguar, y dentro del vehículo se encontraba el hijo de su novia.

Cuando los hombres intentaron robarle el automóvil, el ex campeón, que tenía una pistola, enfrentó y persiguió a los ladrones que intercambiaron los disparos que le iban a costar la vida.

La policía dice que ya tiene la descripción general de al menos dos hombres afroamericanos sospechosos, que conducían un automóvil, modelo "Monte Carlo".

Forrest (41-3, 29 Kos), quién participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, fue doble campeón del peso welter y dos veces campeón mediano Jr., pero sobre todo alcanzó la fama y fue conocido después de haber logrado dos triunfos por decisión ante su compatriota Shane Mosley, en el año 2002.

El ex campeón asesinado había vencido a Mosley y lo dejó fuera del equipo Olímpico del 92, pero cuando se enfrentaron en enero del 2002 en Nueva York, Mosley --considerado como el mejor peleador libra-por-libra en el boxeo-- era el gran favorito.

Sin embargo, Forrest mandó a la lona a Mosley y dominó la pelea para propinarle su primera derrota y ganar la corona mundial welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Forrest luego le volvió a ganar en una cerrada pelea en julio del 2002, en la revancha en Indianápolis.

El ex campeón estadounidense ganó también la corona vacante welter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) en mayo del 2001, con una amplia decisión ante Raul Frank en Nueva York.

Fue una revancha, ya que su primera pelea había terminado sin decisión en tres asaltos nueve meses antes.

Forrest nunca defendió esa corona, y la dejó vacante para conseguir una pelea por una mejor bolsa ante Mosley.

Si Forrest tuvo grandes éxitos también sufrió varias frustraciones como fueron las dos derrotas que le propinó el púgil nicaragüense Ricardo Mayorga, que consiguió descentrarlo en cada uno de los combates para superarlo.

Tampoco tuvo mucha fortuna con la lesiones que le obligaron a tener que pasar por el quirófano y mantenerse alejado de los cuadriláteros por largos periodos de tiempo.

Pero fuera del ring, Forrest estableció una gran legado que todavía continúa.

A parte de estar siempre presente en todo tipo de actos benéficos de ayuda a los más necesitados, Forrest puso todo su esfuerzo en la creación, en 1998, de la organización "Destiny"s Child".

Una fundación para personas con problemas mentales, que tiene su sede en Atlanta, tras ver a un niño autista luchando para atarse sus zapatos.

"Si te sientas ahí y miras a una persona tomarse casi una hora para atarse los cordones, entonces te das cuenta que los problemas tuyos, por grandes que sean, no son muy significativos", declaró Forrest en una entrevista que concedió al periódico "The New York Times", en el 2006.

Ahora, el ex campeón del mundo estadounidense se une también a la lista de las grandes ex figuras del boxeo que han fallecido de manera trágica en los últimos 30 días.

Primero fue el nicaragüense Alexis Argüello, que se suicidó, y luego Arturo Gatti, quien presuntamente fue asesinado por su novia.

EFE