El Tribunal Supremo español ha absuelto a un soldado que fue condenado a tres meses de prisión por una corte militar por "ausentarse de su destino sin permiso" en 2006 tras ser víctima de malos tratos por parte de sus compañeros y mandos de unidad por su condicion de homosexual.

La corte militar que condenó a Francisco O.M. en 2008 aceptó la "fuerte e intolerable hostilidad" sufrida por el soldado, pero no consideró que el miedo justificara su deserción.

El Tribunal Supremo, sin embargo, considera que el soldado queda eximido del delito de abandono de destino porque el "miedo insuperable" se contempla como causa de exculpación en el Código Penal español.

Según la sentencia, notificada hoy, el soldado se ausentó "con el único fin de proteger su integridad moral e incluso física" ya que, de acuerdo a lo que declaró ante el juez, había sido amenazado en repetidas ocasiones con que si no se iba del Ejército, le podía "pasar algo malo", porque "los maricones"" como él "no tienen derecho a estar en el ejército".

El Supremo ha estimado que a Francisco no se le podía exigir otra conducta porque el "común de los hombres" en esas circunstancias habría hecho lo mismo.

La sentencia cuenta con el voto particular discrepante de uno de los magistrados, que recordó que las diligencias penales que se abrieron para esclarecer los supuestos malos tratos "fueron archivadas sin declaración de responsabilidad alguna". EFE