Foto: EFE

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, insistió en su teoría de que los atentados del 11 de septiembre de 2011 en Washington y Nueva York forman parte de una conspiración para proteger los intereses de EEUU e Israel.

En un discurso con motivo de la apertura en Teherán de la segunda Conferencia Internacional de Lucha contra el Terrorismo, organizada por el régimen iraní, Ahmadineyad reiteró que "esa verdad" saldría a la luz si se abriera una investigación seria e independiente.

"Algunos creen que el motivo tras los ataques del 11-S fue garantizar la seguridad de Israel, fomentar la inseguridad en Oriente Medio, desviar la atención de la opinión pública de EE.UU. por la caótica situación económica y llenar los bolsillos de los beligerantes e incivilizados capitalistas", expresó el mandatario iraní.

"Dos años después del ataque que les dio la excusa para invadir dos países, matar, herir y desplazar a millones de personas, el Gobierno norteamericano, presionado por la opinión pública, ordenó que un grupo lo investigara. Pero la verdad ha sido escondida a los estadounidenses y al resto del mundo", agregó.

-EFE-