Foto Wikimedia
El Gobierno de Bolivia alertó de que el nivel de las aguas del lago Titicaca descendió en 4,5 metros en el último mes por la sequía que afecta al altiplano que podría además poner en riesgo la biodiversidad acuática, informó hoy la prensa local.

El viceministro de Defensa Civil, Hernán Tuco, aseguró que la "alarmante" falta de lluvias y el intenso calor que afecta a varias zonas del país "ponen en riesgo a la biodiversidad acuática, en especial el suche, el carachi y la trucha, y a la rica vegetación" del lago que comparten Bolivia y Perú.

El director del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología de Bolivia (Senamhi), Félix Trujillo, explicó a La Prensa que el lago "está cerca de alcanzar el récord histórico que se dio en 1943 cuando la baja de la altura del agua fue de cinco metros" y afirmó que "la tendencia es que las aguas del Titicaca sigan bajando".

Por su parte, el Consejo Nacional para la Reducción de Riesgos y Atención de Emergencias y Desastres (Conarade), alertó de que un descenso considerable del nivel del agua del lago puede provocar desequilibrios en la flora y fauna y afectar a la pesca, que es una de las principales actividades económicas de la zona.

Situado a 3.800 metros de altura, el lago Titicaca ocupa una superficie de más de 8.500 kilómetros cuadrados y sirve de frontera natural entre Bolivia y Perú.

El Gobierno de Evo Morales anunció esta semana que se activará el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) nacional que coordinará acciones con ministerios, prefecturas, alcaldías y la cooperación internacional para brindar atención en las zonas afectadas por la sequía.

Los datos preliminares del Gobierno señalan que la sequía afecta actualmente a 16 municipios en los departamentos de La Paz, Tarija (sur), Santa Cruz (este) y Chuquisaca (sureste).

El viceministro de Aguas, René Orellana, aseguró hoy en declaraciones a la radio estatal que, "como todos los años entre noviembre y diciembre la situación es crítica sobre todo en el altiplano central y en la región del Chaco que son zonas muy afectadas por la sequía".

El director ejecutivo del Senhami, Carlos Díaz, recordó hoy que Bolivia está sufriendo los impactos del fenómeno metereológico de "El Niño" de forma "débil" con menos precipitaciones en el Chaco y el atiplano, situación que, sin embargo, irá mejorando con las lluvias que se esperan a partir de la segunda quincena de este mes. EFE