Foto: EFE (referencial)

Cristianos de todo el mundo se concentran en la ciudad de Belén para celebrar la Navidad en el lugar en el que, según la tradición cristiana, nació Jesús hace más de 2.000 años.

Los peregrinos comenzaron a llegar en horas de la mañana a la Plaza del Pesebre, situada frente a la Basílica de la Natividad, en cuyas grutas se encuentra el lugar del nacimiento.

Como todos los años, el Patriarca Latino de Jerusalén, Fuad Twal, presidirá una procesión a pie hasta Belén, donde por la noche celebrará la Misa del Gallo en la parroquia católica de Santa Catalina, situada junto a la basílica principal, que está controlada en su mayor parte por los grecoortodoxos.

Twal, arzobispo católico para Israel y los territorios palestinos, instó a los cristianos en su mensaje de Navidad de este año a no tener miedo a peregrinar a Tierra Santa, pese a décadas de conflicto entre israelíes y palestinos. Twal exigió además una “paz justa y amplia” en Cercano Oriente y reiteró su apoyo a una solución de dos Estados con “seguridad y fronteras internacionalmente reconocidas”.

Según el Ministerio de Turismo israelí, durante las fiestas navideñas se prevé la llegada a Tierra Santa de unos 90.000 peregrinos cristianos, informó la agencia DPA.

Belén espera en todo el año un total de dos millones de visitantes, los mismos que en 2010.

Andina