Chile vive un ´terrorismo incipiente´, según su ministro del Interior

Rodrigo Hinzpeter, ministro del Interior de Chile, afirmó que en los últimos cuatro años hubo un centenar de detonaciones de artefactos explosivos, por los cuales no existen detenidos.
Foto: EFE
El ministro chileno del Interior, Rodrigo Hinzpeter, afirmó hoy que su país se enfrenta a "un incipiente terrorismo interno" y aseguró que el Gobierno lo va a controlar "cuanto antes".

En Chile "se está desarrollando un incipiente terrorismo interno", aseguró Hinzpeter en declaraciones a radio ADN, al referirse al centenar de detonaciones de artefactos explosivos en los últimos cuatro años, casos por los que a la fecha no existen detenidos ni se ha identificado a los autores.

Según Hinzpeter, esa falta de resultados y la detención el mes pasado de un joven paquistaní en la embajada de EE.UU. en Santiago por presunto porte de explosivos "son señales claras de este incipiente terrorismo criollo".

Las bombas que han explotado en Santiago y en otras ciudades han sido en su mayoría de fabricación artesanal, consistentes en extintores rellenos con pólvora y su autoría ha sido reclamada generalmente por grupos anarquistas.

Un miembro de esos grupos es hasta ahora la única víctima, al explotar en mayo de 2009 una bomba que transportaba en una mochila mientras viajaba en bicicleta por un sector de Santiago.

El pasado día 17, el Ministerio Público reemplazó al fiscal Xavier Armendáriz, que estaba al frente de la investigación de estos casos y puso en su lugar a Alejandro Peña.

Según el ministro Hinzpeter, "si estos problemas no se toman en serio crecen en una dimensión que después cuesta resolverlos".

"El tema es este incipiente terrorismo, para llamarlo con todas sus letras, porque el que pone bombas para alarmar a la ciudadanía es la prototípica figura del terrorista", añadió.

El ministro matizó que en todo caso, "no se trata de una situación alarmante, y aseguró que su ministerio está trabajando para que el problema se combata cuanto antes "y no cuando ya sea una cuestión más organizada, con más recursos y mayor implicación en la sociedad".

Hinzpeter también negó que exista alguna persecución contra el paquistaní Mohamed Saif Ur Rehman Khan, quien fue detenido en la embajada de Estados Unidos y que actualmente está en libertad provisional mientras prosigue la investigación en su contra por presunta tenencia ilegal de explosivos.

"No tengo ninguna obsesión con este ciudadano y la verdad es que la circunstancia que sea paquistaní es un hecho fortuito", dijo.

Preguntado por la posibilidad de que el paquistaní resulte ser inocente, como ha sostenido siempre, Hinzpeter señaló que ni Rehman Khan ni su defensa han discutido la existencia del explosivo, de modo que se trata "de un hecho acreditado".

Agregó que el paquistaní, cuyos padres viajaron a Chile para acompañarlo, "no ha sido capaz durante todo este tiempo, ni ha tenido la voluntad, a mi juicio, de dar una explicación aunque sea hipotética de cómo pudo haber llegado el explosivo a sus ropas".

Otro elemento que según Hinzpeter perjudica el alegato de inocencia del joven estudiante de Hotelería es que en su ordenador personal se encontraron fotos en las que aparece recibiendo "una suerte de instrucción militar en algún lugar de geografía similar a lo que podría ser Pakistán".

A lo anterior se suman llamadas, que según la información que el ministro dijo manejar, conectan su teléfono con personas que pertenecieron al grupo Lautaro.

Dicho grupo, que combatió contra la dictadura de Augusto Pinochet, persistió en la violencia tras la recuperación de la democracia en Chile, pero se le dio por desarticulado tras la detención de sus máximos dirigentes, a mediados de los años noventa.

EFE